jueves, 7 de abril de 2011

Sopa de frutillas





No se asuste. No se sirve caliente ni con queso. Un final bien refrescante, para lucirse con sus invitados después de una gran comilona.

Ingredientes

¾ kilo de frutillas maduras, lavaditas y sin el cabito
1 taza de vino blanco seco (del bueno…)
150g de azúcar
Jugo colado de 2 limones
200g de crema de leche
2 cucharadas de Kirsch (u otro licor a gusto)
Cacao dulce
Canela en polvo, a gusto, para espolvorear

Para las tejas

2 claras
75g de harina
100g de azúcar impalpable
40g de manteca derretida
3 cucharadas de crema de leche
Almendras peladas y fileteadas

Procedimiento

Cubierta

·         Coloque el vino y el azúcar en una cacerolita y lleve al fuego durante 2 minutos, mezclando de a ratos con una cuchara de madera hasta que el azúcar se disuelva.
·         Agregue las frutillas y deje cocinar durante 2 minutos a fuego suave. Retire del fuego y agréguele el jugo de limón.
·         Procese la mezcla hasta que todo quede convertido en una crema espesa.
·         Vierta lo procesado en un bol y mézclele la mitad de la crema de leche.
·         Perfume con el Kirsch. Pruebe y decida usted si desea agregar más de uno u otro ingrediente.
·         Tape el bol y estaciónelo en la heladera hasta que la mezcla esté bien fría.

Terminación

·         Bata la crema que le quedo hasta que llegue a “medio punto”.
·         Distribuya la “sopa de frutillas” en los bowls o los platos soperos más lindos que tenga.
·         Ponga la crema batida en una manga con boquilla lisa de ½ cm y trace en el borde de cada sopa una guarda de lunares espaciados.
·         Tome una brochette y arrastre los lunares hechos sobre la sopa. Al hacerlo, se formará una original guarda de corazoncitos…
·         Sirva la sopa enseguida… ¡antes de que los corazoncitos se rompan!...

Tejas

·         Bata las claras y agréguele la harina, el azúcar impalpable tamizada, la manteca derretida y la crema.
·         Enmanteque y enharine una placa para horno y vierta en ella la mezcla anterior, formando dos montoncitos, bien espaciados entre sí.
·         Extienda cada montoncito de masa dándole forma circular y dejando la pasta bien transparente. Espolvoree las tejas con almendras peladas y fileteadas.
·         Cocínelas en horno caliente hasta que los bordes comiencen a dorarse.
·         Retire del horno, levante las tejas con espátula y póngalas a enfriar “a caballo” de un palote enmantecado. Cuando se enfríen, acompañe la sopa.