miércoles, 30 de noviembre de 2016

Torta Pascualina


INGREDIENTES

Masa, la de su preferencia
Espinacas, cocidas y re-exprimidas, 4 atados
Cebolla, picada, 1 (grande)
Diente de ajo, picado, 1
Manteca o aceite, 4 cucharadas
Laurel, 1 hoja
Queso rallado, 100 gramos
Hongos secos, remojados en agua tibia, 1 cucharada
Sal, pimienta y nuez moscada, a gusto
Huevos, 4


PREPARACION

  1. Forre con la masa un molde enmantecado y enharinado.
  2. Saltee la cebolla en el aceite (o manteca) junto con el ajo y el laurel. Agréguele los hongos escurridos y picaditos.
  3. Incorpore las espinacas picaditas y saltee. Retire.
  4. Deseche el laurel, agregue el queso rallado y condimente con sal, pimienta y nuez moscada a gusto.
  5. Vierta el relleno en el molde forrado. Con ayuda de una cuchara haga en el relleno un hueco, mantenga el hueco abierto con la cuchara y deslice en el un huevo entero (sin cáscara… ¿eh?). Distribuya así en el relleno 3 huevos más. Condiménteles la yema.
  6. Estire el resto de la masa y cubra el relleno, presione ambas masas, recórtelas prolijo y hágales un repulgo. Practique unos cortes en la superficie de la torta para eliminar el vapor durante la cocción y cocínela en horno caliente hasta que la masa esté bien doradita y crujiente.


lunes, 28 de noviembre de 2016

Morrones “fluff”


INGREDIENTES


Morrones grandes,  precocidos como indicamos aquí, 4
Calabaza hervida, escurrida y tamizada, 1 taza
Queso rallado, 1 taza
Cebolla grande, rallada, 1
Caldo de verduras, 1 cubito
Harina, 2 cucharadas al ras
Leche, ½ taza
Queso Mar del Plata, cortado en cubitos así de chiquitos, 1 taza
Sal, poca
Pimienta, un poco mas
Nuez moscada
Claras batidas a nieve, 2

PREPARACION

1.       Coloque las mitades de morrones  “boca arriba” sobre una asadera bien enmantecada. Vierta en ella ½ taza de agua.
2.       Coloque en una sartén el cubito de caldo desmenuzado junto con la cebolla rallada. Revuelva continuamente sobre el  fuego hasta que la cebolla parezca rehogada.
3.       Espolvoree con la harina, mezcle y agréguele de golpe la leche. Siga revolviendo hasta que todo hierva y espese. Retire del  fuego.
4.       Mezcle esta salsa con el puré de calabaza y el queso rallado. Sazone a gusto con poca sal, pimienta y nuez moscada.
5.       Únale los cubitos de queso Mar del Plata y, por último, las claras batidas a nieve. Rellene con esto los morrones y cocínelos en horno caliente hasta dorar.


NOTA: Si desea, sirva cada uno sobre una tajada gruesita de jamón cocido doblada en dos.



sábado, 26 de noviembre de 2016

Pan de nueces “sin T.A.C.C.”



Se trata de una fórmula libre de gluten, que lleva una mínima proporción de fécula de maíz. Pero lejos de resultar una torta seca, su miga resulta livianita y ligeramente húmeda, ideal para que usted la utilice también como “torta-base” (horneada en molde circular) para el armado de cualquier “gâteau”. Aunque – entre nosotras – así nomas, cortado en tajaditas… ¡es delicioso para acompañar un buen té! Espero que después de esta “cháchara”… ¡corra a la cocina a ensayarlo! Anímese… “Se puede resistir a todo, menos a la tentación” (Oscar Wilde) ¡Glup!



INGREDIENTES

Yemas, 4
Azúcar, 200 gramos
Nueces peladas, 200 gramos
Ralladura de 1 naranja
Jugo de una naranja
Fécula de maíz, 2 cucharadas gordas
Sal, un poquitito así
Claras, 4

PREPARACION

  1. Bata las yemas con el azúcar hasta que estén bien espumosas. (Como el azúcar que venden ahora puede hacerla caer en la desesperación… auxíliese con la batidora eléctrica. Y confórmese…).
  2. Muela o licue o procese las nueces, hasta convertirlas en polvillo.
  3. Mézcleles la fécula de maíz y frote todo entre las palmas de las manos para que la fécula se disperse y, al mismo tiempo, las nueces no se “apelmacen” (¡¡¡que antigua estoy hoy!!!).
  4. Agregue al batido de yemas la ralladura y jugo de naranjas.
  5. Mézclele las nueces frotadas con la fécula.
  6. Por último, únale las claras previamente batidas con la sal a punto de nieve.
  7. Una suavemente y vierta en un molde tipo “budín inglés” N°5, enmantecado y enmaicenado (con el fondo forrado con papel manteca).
  8. Cocine el pan en horno moderado hasta que esté firme y los costados comiencen a querer separarse del molde.
  9. Retire el pan del horno y déjelo enfriar en el molde. Recién entonces aflójele los costados con un cuchillito, desmóldelo… ¡y devórelo a su antojo!




viernes, 25 de noviembre de 2016

Bizcochitos de coco



¿Usted es de las que le gusta cualquier cosa con gusto a coco? Bueno… Estos bizcochitos no son “cualquier cosa” sino, realmente, unos bocaditos facilísimos para elevar el status de cualquier café. ¿Le cuento? Mezcle 50 gramos de coco rallado con 65 gramos de azúcar impalpable tamizado, 1 yema y 1 clara batida a nieve. Ponga en manga con boquilla lisa grande y haga “moneditas” sobre un papel impermeable grueso, enmantecado y enharinado. Cocine en horno suave hasta que estén doraditas; apoye el papel sobre la mesada humedecida con agua; déjelos enfriar y después, despéguelos. ¿Resultado? ¡Crunch!, ¡crunch!, ¡crunch!


jueves, 24 de noviembre de 2016

Arroz con leche


  1. Ponga a hervir 1 pocillo y medio de arroz (tamaño café de la época de mi abuela) en 1 litro de leche. (Ojo: que el arroz sea del tipo común).
  2. Cuando el arroz esté “casi” a punto, agréguele 1 taza de azúcar y, según su gusto, una cascarita de limón o chaucha de vainilla, más otro litro de leche.
  3. Deje hervir despacito, revolviendo de vez en cuando, hasta que el arroz esté bien cocido y cremoso. Llegado a este punto, mamá lo vertía en una fuente y cubría toda la superficie con canela. ¡Glup!


miércoles, 23 de noviembre de 2016

Tiempo de chocolate


A quienes nos gustan las cosas ricas, siempre encontramos pretextos para gratificarnos. ¿Hace frio? ¡Una sopa bien calentita… y un poco de chocolate para reforzar las calorías! ¿A quién se le va a ocurrir hacer “florentinos” en pleno verano, so riesgo de que el calor les derrita el baño de la espalda? ¿O bomboncitos caseros? Estas dos recetas son para que se dé el gusto ¡ya! y esté bien pertrechada para cuando llegue agosto…


·         Bomboncitos caseros



1)      Ponga en una cacerolita ¼ de taza de azúcar, ¼ de taza de leche y 1 cucharadita de manteca.

2)      Hierva hasta que tome punto de “bolita casi dura”.

3)      Retire del fuego, agréguele 1 taza de nueces molidas o licuadas, y bata y bata y bata hasta que comience a espesar y azucararse (como si fuera “fudge”). Vierta enseguida en una asaderita chiquita enmantecada y déle cachetazos con un cuchillo hasta aplastar la pasta y dejarla de 2 cm de espesor.

4)      Una vez fría la pasta, cúbrala con chocolate cobertura disuelto a baño de María y tibio.

5)      Ponga en la heladera hasta que el chocolate se endurezca.

6)      Ahora arruine la hoja de un cuchillo calentándola cada vez, para marcar la pasta en tiras, después en cuadraditos y luego separar los “bombones”.

7)      Sírvalos en pirotines de papel metalizado, así parecen más importantes.






 


domingo, 20 de noviembre de 2016

Empanadas soufflé


(por si le sobró algo de masa)


  • Ponga 1 taza de queso rallado rallado en un bol, sazónelo a gusto y mézclele 1 o 2 yemas hasta obtener una pasta espesa. Estire y recorte la masa sobrante en discos de 5 cm de diámetro.
  • Distribuya la pasta de queso en el centro de cada disco. Arme las empanaditas.
  • Póngalas en placas enmantecadas y enharinadas y cocínelas en horno caliente hasta que se noten sequitas y apenas doradas.


sábado, 19 de noviembre de 2016

Crema chantilly sin crema ni calorías



¿Usted andaba buscando una receta que parezca crema chantilly pero no tenga nada de crema ni de calorías y sea igualmente rica? Anote: ponga en la procesadora una banana tamizada, 1 clara, 2 cucharadas de jugo de limón y 3 cucharadas de azúcar. Enciéndala, sintonice en su compact disc la mejor versión que tenga de Resistiré y luego entreténgase viendo todos los programas de chimentos de la TV. Vuelva luego con la frente bien alta a la cocina, póngase los anteojos de ver de cerca y acérquese a la procesadora. ¡Increíble!... La humilde banana, la clara, el azúcar y el jugo de limón se habrán confabulado para transformarse en una increíble crema esponjosa y blanca, que le hará temblar las rodillas a cualquier chantilly.
No hay duda: la cocina es magia.


viernes, 18 de noviembre de 2016

Pansotti


La masa es similar a la de los ravioles, tortellini o capelletti. Pero la forma es triangular. La idea es que encierre una porción generosa de relleno ya que, en italiano, pansotti significa... ¡pequeña pancita!


LO QUE LLEVAN

Lo que lleva la masa:
·  harina 300 GRAMOS
·  huevos 2
·  aceite 2 CUCHARADAS
·  sal UNA CUCHARADITA
·  agua CANTIDAD NECESARIA.


Lo que lleva el relleno:
·  ricotta 250 GRAMOS
·  perejil picado 2 CUCHARADAS
·  cebolla de verdeo rehogada 2 CUCHARADAS
·  jamón cocido picado fino 200 GRAMOS
·  queso rallado UNA TAZA
·  nueces trituradas MEDIA TAZA
·  yemas 2
·  sal, pimienta y nuez moscada A GUSTO
·  salsa de tomate A GUSTO



PASO 1 (15 MINUTOS)
Ponga los 300 gramos de harina sobre la mesa en forma de anillo. Coloque en el centro los 2 huevos, las 2 cucharadas de aceite y la sal. Mezcle los ingredientes del centro mientras con la otra mano va incorporando la harina de los bordes, hasta unir todo en un bollo que no se pegotee. Trabájela hasta que esté suave. Tápela con papel film y déjela descansar unos 10 minutos.


PASO 2 (18 MINUTOS)
Tamice los 250 gramos de ricota en un bol pasándola por un colador. Agréguele las dos cucharadas de perejil (picadísimo, como a mí me gusta), la cebollita rehogada, el jamón cocido, las nueces previamente trituradas y el queso rallado. Incorpore las yemas y mezcle hasta que todo esté bien unido. Sazone a gusto con sal, pimienta y un toque de nuez moscada recién rallada.


PASO 3 (23 MINUTOS)
Corte una parte del bollo y estire la masa sobre la mesa enharinada y con el palote ídem, dejándola lo más finita que pueda. Despéguela de la mesa con una espátula. Córtela en cuadrados de 6 a 8 centímetros de lado. A medida que vaya rellenando cada tanda, siga cortando partes del bollo, estirando y haciendo más cuadrados de masa. De esta manera los cuadrados no se secan.


PASO 4 (35 MINUTOS)

Para rellenar los pansotti, coloque una generosa porción de la preparación de ricota en el centro de cada cuadrado de masa. Humedezca el borde de los mismos con un pincelito mojado en agua. Doble los cuadrados de masa por la diagonal, encerrando el relleno. Presione fuertemente los bordes... ¡y siga armando así más pansotti! ¿El tiempo?: depende de la experiencia.



PASO 5 (45 MINUTOS)
En una cacerola grande, ponga a hervir abundante agua con sal. Apenas el agua rompa el hervor, eche en la olla una tanda de pansotti, de modo que puedan nadar libremente. En cuanto floten, escúrralos en una fuente y manténgalos calientes sobre un bañomaría. Siga cocinando otras tandas. Salsee cada tanda con la salsa de tomates de su preferencia y ofrezca aparte queso rallado.


jueves, 17 de noviembre de 2016

Galletitas de maicena





Blanca Cotta propone usar la maicena para experimentar sabores sin TACC y compartir a cualquier hora.

Mi padre solía poner al pie de las pruebas escritas de sus alumnos una frase que, sin duda, algún egresado de la Escuela Normal de Quilmes que lea esta nota, recordará con una sonrisa: Persevera y triunfarás. El estaba convencido de que sólo la capacitación y la constancia en el estudio nos permitiría estar mejor. Y no sólo en la escuela, fundamentalmente en la vida.

Otra de sus frases preferidas era: Quien aprenda a barrer todos los días la veredita de su casa, ayudará a limpiar de impurezas el mundo. Lo decía, por supuesto, en sentido figurado y encerraba una gran verdad: si nos despojásemos de egoísmos y otras yerbas, y apostáramos al trabajo, a la honestidad y a la solidaridad, tal vez un día viviríamos en un mundo mejor.

Cada uno sabe dónde poner un granito de arena para lograr hacer feliz a alguien. Yo hoy pongo mi granito de arena dedicándole esta nota a Ernestina Ciccone, a quien prometí enviarle recetitas sin TACC. El tiempo vuela y recién ahora puedo comenzar a cumplir con mi promesa.
Ahí va la primera receta… Las próximas trataré de dárselas personalmente a su mamá Rosina o a su papá, alias el Tano. Como decía mi querida y recordada Esther Boero de Ferro: Lo que se promete, se cumple. Y muy especialmente cuando se trata de los niños.

Galletitas de maicena

1. Bata 6 yemas con 150 gramos de azúcar, hasta que estén bien cremosas.
2. Perfume con esencia de vainilla y agregue 120 g de maicena, mientras continúa el batido.
3. Unale las 6 claras batidas a nieve. Coloque la mezcla en una manga con boquilla rizada y dibuje las galletitas sobre placas enmantecadas y enharinadas.
4. Espolvoree con azúcar molida y cocine en horno moderado.
5. Una vez cocidas, baje la llama para que se sequen y despéguelas en caliente, para que no se rompan.



.............

miércoles, 16 de noviembre de 2016

Torta de jamón y queso



Rellene el molde con una capa de puerros cortados en juliana y rehogados, una capa de queso rallado, una capa gruesa de jamón cocido picado, una capa de rodajas finitas de tomates, bien sazonados y una capa de salsa blanca espesa sazonada con queso rallado, sal, pimienta y nuez moscada, ligada con 2 huevos batidos.

lunes, 14 de noviembre de 2016

Masitas de nuez


Hace poco le explicamos la receta de un pionono de chocolate... ¡10 puntos! Ahora, con esa misma base, haremos unas masitas de dos pisos realmente deliciosas y... ¡facilísimas! Eso sí: si no quiere trabajar demasiado, compre un pionono hecho, pero no se las pierda.


Lo que lleva:

  • Pionono de chocolate UNA PLANCHA
  • Nueces trituradas con el palote 100 GRAMOS
  • Azúcar 100 GRAMOS
  • Huevos 100 GRAMOS (UNO Y MEDIO APROXIMADAMENTE).

Varios

  • Crema chantilly UNA TAZA, PARA DECORAR LAS MASITAS
  • Cerezas CANTIDAD NECESARIA (APROVECHE AHORA QUE SE LAS CONSIGUE BIEN FRESCAS…)
  • Moldecitos para tarteletas lisos y profundos, de 5 centímetros de diámetro, aproximadamente

PASO 1 (3 MINUTOS)

Recorte la plancha de pionono de chocolate en discos de diámetro igual a la de los moldecitos que piensa utilizar. Incluso puede usar un moldecito como cortapastas ¡así los discos saldrán con el diámetro justo que necesitamos!
Acomode un disco en cada moldecito de tarteleta previamente enmantecado. Única recomendación: que los moldecitos sean lisos, sin estrías. Reserve mientras vamos al otro paso.


PASO 2 (6 MINUTOS)

Triture los 100 gramos de nueces (esta receta es ideal para aprovechar los sobrantes de las fiestas… ¡si quedaron!
Puede usar palote o procesadora, si le gusta más. Póngalas en un bol. Agréguele el azúcar y los 100 gramos de huevos (es alrededor de un huevo y medio o péselos dentro de un bolcito, pesando el recipiente aparte). Mezcle muy bien ¡pero sin batir! Este detalle es fundamental para que salga bien.


PASO 3 (9 MINUTOS)

Apoye los moldecitos para tarteletas ya forrados con la placa de pionono de chocolate en una placa para horno o en el recipiente ad hoc que tenga a mano, siempre que sea apropiado para cocinar a baño maría. Rellénelos luego con la preparación de nuez. Emparéjelos un poquito usando una espátula de goma. Vierta agua en la placa en cantidad suficiente como para hacer un baño maría petisito…


PASO 4 (16 MINUTOS)

Ponga la placa así preparada en horno caliente y cocine las tarteletas hasta que el relleno se note firme pero húmedo. ¡que no se seque del todo! Retire la placa del horno y luego las tarteletas de la placa. Déjelas entibiar siempre dentro de los moldecitos y recién entonces desmóldelas cuidadosamente (si tiene en la despensa… ¡colóquelas en pirotines! Si no… ¡confórmese como yo!) Habrá logrado unas masitas deliciosas…


PASO 5 (25 MINUTOS)

Una vez que estén frías las masitas de nuez, decore cada una con un copo de crema chantilly hecho con una manga de boquilla rizada y una cereza azucarada  o un rulo de chocolate… ¡o una mitad de nuez! No tema ser redundante… “El éxito justifica la acción”. Puede decorarlas con lo que tenga a mano o dejarlas como vinieron al mundo. Si le dan tiempo, puede guardarlas en una lata. Eso si, bien escondidas.



sábado, 12 de noviembre de 2016

Bruschettas de cebolla y queso






Son las reinas del tentempié y se hacen facilísimo. Blanca Cotta propone vestirlas  con aros de cebolla y mozzarella.

Si alguna vez me preguntan cuál es mi comida preferida, no vacilo: “Pan tostado frotado con ajo y un hilito de aceite de oliva”. Agregue a esto, con su imaginación, todos los ingredientes que le gustaría encontrar sobre la parte tostadita del pan… ¡y habrá inventado las bruschettas! Son una especie de canapés gigantes o sándwich abierto (de una sola tapa) que, bien combinados los colores y sabores, se convierten en una delicia. Por lo general, para hacerlas, se emplean tajadas de baguettes, cortadas en diagonal (así salen más grandes). Otra variante son los crostini, que se preparan con pan más finito y resultan más crujientes y menos rústicos. ¡Marche una bruschetta para mí! Las bruschetas surgieron como colaciones. Por suerte, evolucionaron: al pan le agregaron queso, fiambres, alguna salchichita… Hoy, colación podría ser sinónimo de tentempié o “una picadita para engañar el estómago” o… ¡para agasajar! Este mes, mi nieta mayor María Gracia, cumple años. Y pienso recibirla con una picada especial: bruschettas, tarteletas, arrolladitos, croquetitas… ¿Qué no parece espectacular? “Lo importante no es ser sol sino una simple lucecita que alumbre allí donde se la pone” (Anónimo).

Bruschettas de cebolla y queso

1. Corte las rodajas de pan como le expliqué antes. Frótelas con ajo, rocíelas con aceite (si es de oliva, mejor todavía), y tuéstelas de un solo lado.
2. Distribuya los panes sobre una placa y cubra la parte tostada con aros de cebolla salteados en manteca y sazonados.
3. Tape la cebolla con tiras de morrón asado. Sobre el morrón coloque tajadas de mozzarella.
4. Cruce la superficie de cada pan con dos tiras de panceta ahumada y gratine en horno bien caliente. Adorne con aceitunas.



viernes, 11 de noviembre de 2016

Delicia hawaiana





Ingredientes

Salsa

Jugo de ananás fresco, 1 taza
Ananás fresco, cortado en pequeños trozos, 1 taza
Vinagre, 1/2 taza
Puré de tomates, 1/2 taza
Azúcar, 1 taza
Agua, 1 taza
Morrón verde, sin semillas y cortado en tiras, 1
Cebolla en aros, 1
Sal y pimienta, a gusto


Pasta para freír

Harina, 1 taza
Azúcar, 1/2 cdita.
Sal, 1/2 cdita.
Huevo batido, 1
Agua helada, 1 taza
Aceite, 2 cditas. y cantidad "extra" para freír


Varios

Langostinos grandes, pelados y limpios (pero con "colita"), 6 por persona
Fécula de maíz, diluída en agua fría, para espesar la salsa, 1 cda.
Arroz hervido "al dente", para acompañar


Preparación

Salsa

Ponga en una cacerola el jugo de ananás, los trocitos de ananás, el vinagre, el pure de tomates, el azúcar, el agua, las tiras de morrón, los aros de cebolla y sal y pimienta a gusto. Haga hervir hasta obtener una salsa semi-espesa. Apague el fuego. Reserve.

Pasta para freír

1. Procese o licue la harina junto con la sal, el azúcar, el huevo, el agua helada y las 2 cucharaditas de aceite.
2. Vuelque en un bol.


Terminación

1. Tome los langostinos de la colita, sumérjalos en la pasta y póngalos a freír en abundante aceite caliente. Escúrralos sobre papel absorbente.
2. Espese la salsa reservada con 1 cucharada de fécula de maíz disuelta en un poco de agua fría.
3. Vuelque la salsa en un bol, acomode alrededor los langostinos fritos y un borde grueso de arroz blanco y a punto.
Sirva a cada comensal una porción de arroz, otra de langostinos rebozados y una buena porción de salsa.


¡Gracias, Susana!