viernes, 30 de enero de 2015

Tiempo de pastas


El título está pensado a dos puntas. Es “tiempo” de pastas porque el frío aprieta como nunca y un plato humeante, abundante, y acompañado con un buen vino tinto nacional es capaz de hacernos olvidar del invierno; y también es “tiempo”, porque en este momento la industria nacional nos ofrece variedades de pastas que, por su alta calidad, realmente parecen caseras. ¡Basta de amasar en domingo! ¿Todavía tiene estacionadas en la heladera las últimas lasañas frescas que aparecieron en el mercado? Cualquiera de estas dos recetas que hoy le acerco le resultarán sabrosísimas y le rendirán un montón.

  • Lasañas con espinacas y ricotta

1)      Pase por la procesadora o maquina de picar ½ kilo de carne cocida y mézclela con un pote de ricotta (400 gramos), 3 atados de espinacas lavadas, hervidas, exprimidas y finalmente picadas, 2 cebollas picadísimas y rehogadas, 100 gramos de queso rallado y 100 gramos de jamón cocido. (Si el monedero no le alcanza para todos los ingredientes… ¡suprima alguno, menos la ricotta y las espinacas!). Mezcle amasando con las manos y sazone con sal, pimienta y nuez moscada.
2)      Hierva por tandas un paquete de lasañas en abundante agua con sal. Apenas estén traslucidas, escúrralas y sumérjalas en agua fría para que no se pegoteen.
3)      Arme la fuente así: Bastante manteca y queso rallado. Luego: una capa de lasañas, otra de relleno, otra de lasañas, etc., hasta terminar con las lasañas.
4)      Cubra con salsa blanca, espolvoree con queso, rocíe con manteca y gratine. Al servir, chorree cada porción con una cucharada de pomarola.


jueves, 29 de enero de 2015

Supremas al plomo



 

 

Esta es una fórmula que nos permite reconciliarnos con la comida libre de culpas... Se trata de unas supremas de pollo rellenas, sobre un lecho de zanahorias, envueltas en papel aluminio y cocidas en su propio jugo. Un plato inocente, pero que resulta una delicia. Para adoptar.

 

Lo que llevan 

 

supremas de pollo, sin piel ni indeseables 6
jamón cocido, picadísimo 100 GRAMOS
manteca 2 CUCHARADAS
cebolla de verdeo, picadísima 1/2 TAZA
harina 1 CUCHARADA
champiñones al natural 1 FRASCO MEDIANO
perejil picadísimo 1 CUCHARADA
sal, pimienta y nuez moscada A GUSTO
jengibre en polvo 1 CUCHARADITA (TAMAÑO CAFE)
ajo fileteado A GUSTO (OPTATIVO)
zanahorias cortadas en rodajas bien finitas 2 o 3
clara 1
papel aluminio para envolver las supremas 6 RECTANGULOS
manteca, para enmantecar los papeles CANTIDAD NECESARIA

 

Como se hacen

 

 PASO 1 (5 MINUTOS)

Quítele a las supremas de pollo los indeseables, incluso las pechuguitas colgantes... (¡usted me entiende!). Abralas cuidadosamente por la mitad a lo largo, a fin de hacerles un bolsillo para poder rellenarlas. Sazónelas a gusto con sal y pimienta.

 

PASO 2 (10 MINUTOS)

Derrita la manteca en una sartén y rehogue la cebolla de verdeo. Mézclele el jamón cocido y espolvoree con la harina. Mezcle hasta formar una pasta. Agregue el líquido de los champiñones y mezcle. Retire, únale los champiñones y ligue con la clara.

 

PASO 3 (15 MINUTOS)

Sazone el relleno con sal, pimienta y nuez moscada. Rellene con él las supremas, sellando bien los bordes. Enmanteque los rectángulos de papel aluminio y distribuya en cada uno un lecho de rodajitas finas de zanahoria. Condiméntelas a gusto.

 

PASO 4 (20 MINUTOS)

Espolvoree las supremas con el jengibre. Acueste cada suprema en un rectángulo de papel, sobre el lecho de zanahorias. Péguele a cada una 3 tajaditas de ajo (o no) y espolvoree con perejil. Cierre flojamente los paquetes, sellando bien los bordes.

 

PASO 5 (25 MINUTOS)

Distribuya los paquetes de papel aluminio en una asadera. Vierta en la asadera agua hasta una altura de medio centímetro. Cocine los paquetes en horno caliente media hora aproximadamente. Escúrralos y sírvalos semiabiertos en cada plato.

 

    

 

 

miércoles, 28 de enero de 2015

Milanesitas de queso y tomate



De primera intención, usted pensará que es un absurdo que en un recetario de bajas calorías recomendemos comer milanesas, dado que la cocción por fritura está prohibida en estos regimenes. Pero… ¿nunca se le ocurrió hacer “milanesas pasadas por agua”? ¡No ponga esa cara!... si hasta Napoleón lo sabía: “Es más seguro interesar a los hombres por medio de lo absurdo que por medio de las ideas justas…”
            El método del “pasado por agua” (para quitar el exceso de fritura) consiste en lo siguiente: a medida que las fríe, pinche las milanesas y páselas rápidamente (super-rápidamente) por una sartén o cacerola que contenga agua hirviendo. De tal modo, el aceite de la fritura se desprenderá y sobrenadara en el agua, quedando las milanesas igualmente secas y crocantes. La operación debe ser rapidísima. Si, por falta de práctica, se humedecieran un poco, póngalas en horno moderado hasta que vuelvan a estar crocantes. (si el agua se satura de aceite, debe renovarla)


INGREDIENTES

Rodajas finitas de tomates, 20
Tajadas de queso de bajas calorías, del mismo tamaño que los tomates, 10
Huevos batidos, 2
Sal y pimienta, a gusto
Pan rallado, cantidad necesaria
Aceite, para freír
Agua hirviendo

PREPARACION


  1. Sazone las rodajas de tomate con sal y pimienta.
  2. Únalas de a dos intercalando en el medio una rodaja de queso de bajas calorías.
  3. Bata los huevos y condiméntelos con sal y pimienta.
  4. Bañe los sándwiches de tomate en el batido de huevos.
  5. Páselos por pan rallado, recubriéndolos bien. Déjelos estacionar 1 hora en la heladera.
  6. Ponga suficiente aceite en una sartén y caliéntelo muy bien (este es el secreto del éxito: las milanesas sólo deben dorarse y no cocinarse).
  7. Fría las milanesas de tomate hasta dorar de ambos lados.
  8. A medida que las dora, páselas rápidamente por el agua hirviendo.
  9. Sírvalas así, solas, o como guarnición de aves o carnes asadas.

fuente: Recetario Santa Rosa

martes, 27 de enero de 2015

¡Cómo pelar una naranja en gajos… de la mejor manera!




  1. Apoye la naranja sobre la panza y con un cuchillito filoso córtele los dos polos, de modo que se vea la pulpa.
  2. Párela sobre uno de los polos y vaya quitándole verticalmente segmentos de la cáscara, de modo que la pulpa blanca salga adherida a ella.
  3. Sostenga la naranja en la mano izquierda (salvo que sea zurda…) y con la mano derecha vaya deslizando el cuchillito por arriba de un primer hollejo, a fin de desprender limpio el gajito de pulpa (como si fileteara pescado… ¡bah!). Continúe del mismo modo desprendiendo todos los hollejos.


lunes, 26 de enero de 2015

Berenjenas rellenas



¿Cambiamos de tema? Le propongo hacer: “OFERTAS RELLENAS”. Berenjenas… ¡bah! Lávelas, pártalas por la mitad (sin el cabito) y hiérvalas hasta que estén blandas pero no deshechas (¡son unas tiernas!). Entonces escúrralas, quíteles cuidadosamente la pulpa, píquelas y mezcle con: 1 cebolla y 3 dientes de ajo picadísimos y rehogados, 100 gramos de jamón picado, 50 de queso de maquina ídem, 2 cucharadas de queso rallado, sal y 2 claras sin batir. Rellene con esto las mitades, espolvoréelas con queso y pan rallado, póngales en la frente un lunar de margarina ¡y al horno hasta dorar!


domingo, 25 de enero de 2015

Torta “patas para arriba”



            (Podría haberla llamado “upside-down cake”. Pero como el nacionalismo corre por mis venas preferí usar para titularla, en lugar del inglés, el idioma cordobés).

INGREDIENTES

Rodajas de ananás al natural, 5
Cerezas al natural o al marrasquino o glasé, 5
Almíbar de ananás al natural, ½ taza
Manteca, 50 gramos
Azúcar negra, 2/3 de taza


PREPARACION

  1. Coloque los 50 gramos de manteca y el azúcar negra en una cacerolita.
  2. Revuelva sobre el fuego hasta que ambos ingredientes se fundan (y usted también…).
  3. Vuelque la crema obtenida en el molde donde va a preparar la torta (24 ó 26 cm de diámetro, aprox., según quiera hacerla más bajita o más alta).
  4. Acomode sobre este menjunje las rodajas de ananás, lo más artísticamente posible… Decore el centro de cada anillo con 1 cereza.
  5. Agregue el almíbar de ananás a la torta básica y vierta el batido por cucharadas sobre la decoración, tratando de no hacer un desastre.
  6. Alise cuidadosamente la pasta con una espátula.
  7. Cocine la torta en horno moderado, hasta que esté cocida (45 minutos como mínimo).
  8. Retire el molde del horno, apóyelo sobre una rejilla y déjelo reposar 1 ó 2 minutos.
  9. Recién entonces despegue los costados de la torta con una espátula e invierta el molde sobre la fuente donde piensa servir la torta.
  10. Deje el molde así, invertido, 2 minutos, para que la decoración del fondo tenga tiempo de deslizarse junto con el almíbar.
  11. Retire el molde… y si algún anillo o cereza se hubiera declarado en rebeldía, tome con disimulo una espátula, despegüelo y colóquelo donde corresponda antes que la decoración se enfríe.
  12. Sirva la torta tibia o bien fría, ofreciendo aparte crema chantilly (si quiere…).
                                                                                                                            


sábado, 24 de enero de 2015

Peceto con salsa de mostaza


Ingredientes

  • Peceto, 1 (sin cuerito, pellejitos ni indeseables)
  • Sal y pimienta, a gusto
  • Aceite, ¼ de taza
  • Caldo, cantidad necesaria
  • Manteca, 2 cucharadas
  • Pimienta en grano, 1 cucharadita
  • Cebollas, 2 (procesadas)
  • Laurel, 1 hoja
  • Harina, 1 cucharada
  • Mostaza, 2 cucharadas gordas
  • Vino blanco seco, ¼ de taza
  • Crema de leche, 100 gramos
  • Zanahorias paille, para acompañar (ver receta)


Preparación

  1. Condimente el peceto con sal y pimienta.
  2. Caliente el aceite y dore la carne de todos lados.
  3. Agregue las cebollas y la hoja de laurel.
  4. Cuando las cebollas estén rehogadas, baje el fuego, agregue la pimienta en grano, ¼ de taza de caldo y el vino.
  5. Tape la cacerola y hierva despacio, agregando de vez en cuando chorritos de caldo para mantener el mismo volumen de salsa, hasta que el peceto esté cocido y bien tierno.
  6. Escúrralo. Cuele el fondo de cocción, enfríelo en la heladera y desengráselo.
  7. Coloque en otra cacerola la manteca y derrítala sobre fuego mediano.
  8. Incorpore la harina y la mostaza y mezcle hasta obtener una pasta suave. Agregue 1 taza de caldo y el fondo de cocción reservado. Deje reducir a la mitad.
  9. Agregue la crema y mezcle bien.
  10. Coloque el peceto en la cacerola y deje hervir despacito hasta que la carne se caliente y la salsa espese, Pruebe y rectifique – o no – el sazonamiento.
  11. Sirva el peceto cortado en rodajas, con toda la salsa y la guarnición de “zanahorias paille”.