miércoles, 1 de julio de 2015

martes, 30 de junio de 2015

Sobre Strudel hay mucho escrito







Y cada fanático quiere tener la última palabra. Pero como bien dijo alguna vez Oscar Wilde: “Es mucho más difícil hablar de una cosa que hacerla”. Por lo tanto, esta vez ni le voy a decir que me dieron una receta distinta a todas, ni tampoco que me contaron el secreto para que cada Strudel salga bien hojaldrado, ni que… ¿Lo hacemos? Prepare una masa uniendo 1 taza de harina con 1/3 de taza de líquido: mitad agua, mitad leche. Y amásela sobre la mesa hasta obtener un bollito bien elástico, que dejará descansar tapado sobre la mesa más o menos una hora para que tome suficiente elasticidad. Así es, señora: ¡y nada de creer que en esta sección trabajamos con un equipo de erratas! Esta masa NO LLEVA NI MANTECA, NI ACEITE, NI VINAGRE, NI NADA MAS QUE LO QUE LE DIJE: harina, agua y leche. (“No creemos sino lo que esperamos, ni esperamos sino lo que creemos” UNAMUNO). ¿Seguimos? Tome el bollo de masa, apóyelo sobre un mantel enharinado y estírelo primero con el palote y luego con los puños cerrados (o la punta de los dedos, lo mismo da), hasta dejarla transparente como un papel de seda. Si los bordes quedaran más gruesos, ¡córtelos y listo! (“Muerto el perro, se acabó la rabia” LA PERRERA). Ahora, sí: preste mucha atención. Derrita 100 gramos de manteca y unte con ella, generosamente, toda la masa estirada. Luego extienda el relleno que prefiera (yo usé 3 manzanas cortadas en rodajas transparentes, espolvoreadas con abundante azúcar, 1 taza de nueces trituradas y un puñado de pasas sin semillas más un poco de canela) SÓLO SOBRE 1/3 DE LA SUPERFICIE DE LA MASA. Arrolle como si se tratara de un pionono y, apenas llegue a la General Paz (donde se termina el relleno) ayúdese con el mantel para hacerle dar al arrollado unas cuantas vueltas de masa simple. De este modo, las capas exteriores del Strudel quedarán crocantes, como si fueran hojaldradas. De otro modo, la humedad del relleno impediría totalmente este efecto. Paso final: cortar en porciones sensatas, acomodarlas sobre una placa enmantecada y enharinada y cocinar en HORNO MODERADO, para dar tiempo a que el relleno se cocine y las capas de masa queden bien sequitas. ¿Qué sería de mi si el Destino y el Club Náutico de Quilmes no hubiera puesto en mi camino toda la generosidad de Hungría para contarle esta fórmula?



lunes, 29 de junio de 2015

Carne rellena con queso y morrones



Tal vez tenga usted razón. Este título no encierra ninguna originalidad como para que se entusiasme. Tal vez podría haberla llamado: “sándwich revolucionario”… Pero enseguida me vino a la memoria esta frase del gran BENAVENTE: “Lo de cambiar los nombres sin cambiar la cosa es lo primero con que se engaña al pueblo en todas las revoluciones”… Y si bien este queso lanzado hoy al mercado por SANTA ROSA ESTANCIAS constituye una verdadera revolución para su dieta, también es cierto que las verdaderas revoluciones deben partir siempre desde adentro hacia afuera. Por lo tanto prepárelo, pruébelo ¡y  recién entonces llámelo como quiera! “La libertad es, en filosofía, la razón; en el arte, la inspiración; y en la política, el derecho” (VICTOR HUGO).

INGREDIENTES

Pesceto o nalga, en un solo trozo, 1 kilo
Sal y pimienta negra, a gusto
Morrones al natural, 1 lata grande
Queso de bajas calorías, cortado en tajadas, 300 gramos
Cubito de caldo de verduras, 1
Margarina, 1 cucharada
Lechuga, cortada en juliana, 3 tazas
Mostaza, cantidad necesaria


PREPARACION

  1. Quítele a la carne la grasa que pueda tener.
  2. Sazónela con poca sal y bastante pimienta negra.
  3. Corte la carne en tajadas verticales, pero sin separarlas de su base.
  4. Unte con mostaza el interior de cada corte.
  5. Rearme la carne rellenando los cortes con morrones al natural, y las tajadas de queso. ¡Pero no dé grititos de desesperación si los morrones o el queso se le resbalan y no puede armar este sándwich vertical! La desesperación no sirve para cocinar: “La vida es una escala por la que vamos subiendo. La desesperación es el escalón que falla…”
  6. Proceda con calma y ate la carne con un violín, tirado de extremo a extremo, a fin de sostener bien las tajadas y el relleno.
  7. Extienda sobre la mesa una hoja grande de papel aluminio (o dos hojas encimadas).
  8. Unte el papel con la margarina y el cubito de caldo, desmenuzado.
  9. Sobre esto vuelque la juliana de lechuga, formando un colchón.
  10. Sobre la juliana acueste la carne rellena y atada.
  11. Envuélvala en el papel aluminio y haga un paquete sellando bien los dobleces. Doble un extremo del paquete hacia arriba y otro hacia abajo.
  12. Coloque el paquete en una asaderita que contenga un poco de agua y cocine en horno fuerte 1 hora y media, dando vuelta el paquete una vez durante su cocción.
  13. Para servir, coloque el paquete en una fuente, ábralo sin desechar el papel (un toque plateado vuelve importante al pesceto mas subdesarrollado) y quítele el piolín a la carne.
  14. Divida la carne por los cortes hechos y sirva cada porción con su correspondiente relleno de morrones y queso desgrasado, más un poco de la lechuga que se habrá cocinado en el jugo de la carne.
  15. Si desea, ofrezca aparte “mayonesa sin aceite”.

fuente: Recetario Santa Rosa





domingo, 28 de junio de 2015

Budín de manzanas




Link postres fáciles 2 PDF




            A veces resulta difícil la elección de un postre. Y otras veces… ¡no alcanza el tiempo para fórmulas complicadas! Las recetas que esta semana ofrecemos son simples budines… pero enriquecidos con almíbar al limón o almíbar al coñac, o el agregado de coco o manzanas. ¿Lo principal? Que lleven pocos ingredientes y poco tiempo de preparación.


  • Budín de manzanas

INGREDIENTES

Manzanas grandes, 4
Huevos, 6
Azúcar, “casi” 2 tazas
Ralladura de 1 limón (parte amarilla solamente)
Leche, 2 tazas

PREPARACION

  1. Acaramele una budinera.
  2. Pele las manzanas, quíteles las semillas y córtelas en tajaditas transparentes.
  3. Colóquelas en la budinera acaramelada.
  4. Bata los huevos con el azúcar y la ralladura de limón.
  5. Agréguele la leche.
  6. Cuele sobre las manzanas que están en la budinera.
  7. Cocine a baño de María en el horno hasta que esté cocido como un flan.
  8. Retire y enfríe.
  9. Recién entonces desmolde directamente en la fuente donde lo piensa servir.



sábado, 27 de junio de 2015

Pizza de Roquefort


INGREDIENTES

Prepizza, 1 (fina)
Dientes de ajo, picaditos, 3
Aceite, 3 cucharadas
Queso Roquefort, 150 gramos
Crema, 3 cucharadas

PREPARACION

  1. Caliente el aceite y rehogue los ajos, sin dorarlos.
  2. Extienda este aceite sobre la prepizza.
  3. Deshaga el Roquefort con un tenedor y distribúyalo sobre la prepizza.
  4. Moje una espátula en la crema de leche y vaya aplastando el queso hasta cubrir la prepizza en un espesor parejo (la crema dará untuosidad al queso, sin “aflojarlo” demasiado).
  5. Coloque la pizza en el horno caliente hasta que esté suavemente dorada.
  6. ¡Allá usted si quiere adornarla con nueces y morrones, o servirla así nomás: desnuda!

viernes, 26 de junio de 2015

Empanaditas sabrosas




Ingredientes

2 yemas
100 g de manteca o margarina
1/2 cucharadita de sal
1/4 de harina leudante
4 ó 6 cucharadas de agua fría
1 taza de carré de cerdo, cocido, desgrasado y bien molido
1/2 taza de jamón cocido, picadísimo
1 cucharadita de perejil picado
1/2 taza de salsa blanca espesa, tipo pegote
1 cebolla, picadísima y rehogada
Sal, piemienta y nuez moscada, a gusto
1/2 taza de almíbar a punto de "hilo fuerte"
Pimienta de molinillo, a gusto

Preparación

1 - Para la masa aplaste sobre la mesa la manteca junto con las yemas y la sal, hasta obtener una pasta.

2 - Incorpórele la harina leudante y el agua. Una todo hasta obtener un bollo liso y suave.

3 - Deje descansar la masa sobre la mesa, tapada con un repasador, mientras prepara el relleno.

4 - Para el relleno mezcle todos los ingredientes indicados y sazónelos a gusto con sal, pimienta y nuez moscada. Enfríe en la heladera.

5 - Estire la masa bien finita y recórtela en discos de 6 ó 7 cm de diámetro. Distribuya sobre ellos el relleno y arme las empanaditas.

6 - Colóquelas sobre placas enmantecadas y cocínelas en horno caliente hasta que estén suevemente doradas.

7 - Al retirarlas -si le gusta...- pincélelas con almíbar a punto de hilo fuerte y espolvoree con pimienta.

jueves, 25 de junio de 2015

Tostadas vs. Kramer






Si usted vio la película Kramer vs. Kramer, seguramente de regreso a casa se habrá puesto a ensayar las famosas “tostadas francesas” que le gustaba desayunar a Billy. Y si todavía no vio la película, ¡no hay derecho de que se quede con las ganas, mientras sus amigas le sacan ventaja! ¿Quién dijo que esas tostadas son iguales a las torrejas? La diferencia fundamental es que deben freírse en muy poquita manteca, para que se tuesten enseguida, así quedan crocantes por fuera y tiernas por dentro.


Tostadas a la francesa

            Bata un huevo con 1/3 de taza de leche.
            Derrita en una sartén una cucharadita de manteca.
            Bañe una tajada de pan lácteo en el batido de huevo.
            Escúrrala y fríala en la sartén moviendo ésta como si hiciera un panqueque. Déle vuelta para dorar del otro lado.
            Vuelva a colocar en la sartén otra cucharadita de manteca y repita la operación para hacer otra tostada. Sazónela a gusto.
            En la película las comían así nomás, solas. Pero si corre por sus venas una gota de sangre española, hágame caso: sírvalas calentitas, espolvoreadas con una mezcla de azúcar y canela.