lunes, 18 de abril de 2011

Pan de todos



Una Pascua diferente

Pan moreno

  1. Disuelva 50 gramos de levadura prensada en ½ taza de agua tibia junto con 1 cucharadita de azúcar y 1 cucharadita de harina.
  2. Bata con un tenedor hasta que en la superficie se formen globitos. Tape y deje el bol en sitio tibio hasta que fermente y parezca una espuma de afeitar (¡que antigüedad…!).
  3. Coloque la “espuma” en un bol y agréguele 1 huevo batido, 50 gramos de margarina derretida, 2 y ½ tazas de agua tibia, 1 y ½ cucharadita de sal y ½ taza de azúcar.
  4. Ahora bata con la mano derecha todos los ingredientes (¡subordinación y coraje!) mientras con la otra le incorpora 4 tazas de harina de trigo y 4 tazas de salvado o de harina integral.
  5. Vuelque el pegote sobre la mesa enharinada y levántelo en alto y estréllelo contra la mesa todas las veces que pueda, mientras piensa en alguna frase que le de fuerzas: “El desastre viene del odio; el éxito viene de la bondad del corazón” (Lao-Tse). (Si hiciera falta, agregue más harina).
  6. Cuando la masa esté elástica (pero sin que se pegotee) colóquela en un bol, apoye el bol en la boca de un recipiente que contenga agua caliente hasta la mitad, tápelo con un polietileno y espere a que la masa duplique su volumen.
  7. Divida la masa en partes y moldéela a su gusto. Yo prefiero amasarla en forma de rollos y colocar cada uno en moldes tipo budín inglés de tamaño tal, que la masa llegue hasta la mitad de su altura (del molde, se entiende…).
  8. Tape los moldes con un polietileno y espere a que la masa trepe hasta los bordes.
  9. ¿Ya asoma la masa su nariz por los bordes de los moldes? ¡Rápido!... Métalos en el horno, enciéndalo al máximo, déjelos así 15 minutos; y luego siga cocinándolos a temperatura moderada, hasta que estén doraditos y quieran escaparse de las paredes del molde. Cuando los desmolde, pínteles generosamente la panza con margarina o manteca derretida.