miércoles, 27 de abril de 2011

Calamares en aceite



  1. Limpie 1 kilo de calamares como usted acostumbra: quíteles la piel a los cuerpos y aletas, délos vuelta, ráspelos bien, lávelos, corte los tentáculos más gruesos, quíteles las adherencias y piel… Usted sabe.
  2. Vierta aceite en una cacerola hasta cubrir el fondo de un espesor de 2 milímetros. (¡Ufa!) Caliente.
  3. Corte los cuerpos de los calamares en rodajas y, junto con las aletas y tentáculos, póngalos en el aceite caliente. ¡Plaf!
  4. Agregue en la cacerola ½ cucharadita de pimienta en grano, así de poquito de orégano, pimentón, ají molido, 1 hoja de laurel y 1 cubito de caldo de verduras.
  5. Tape la cacerola y baje la llama al mínimo.
  6. Déjelos cocinar despacito en el propio líquido que sueltan, hasta que estén tiernos. (Si tardaran en enternecerse, agregue en la cacerola un poco de agua caliente y hierva unos minutos más).
  7. Cocine destapado los últimos minutos, hasta que el agua se evapore y sólo quede la salsita de aceite. Guarde en frascos bien tapados, en la heladera.
  8. No se olvide de ventilar la casa antes, durante y después.