domingo, 23 de enero de 2011

Tarta mousse de frutillas

 
Ingredientes para la masa:
 
manteca blanda 100 grs.
yema 1
azúcar 2 cucharadas
vinagre 2 cucharadas
ralladura de 1 limón
harina aproximadamente 1 taza
 
Ingredientes para el relleno:
 
azúcar 2/3 de taza y cantidad extra
frutillas bien lavadas ½ kilo
gelatina en polvo sin sabor 2 cucharadas
claras 3
cremor tártaro 1/3 de cucharita
crema de leche 1 pote chico
 
 
Preparado: 
 
Colocar sobre la mesa la manteca, la yema, las 2 cucharadas de azúcar, el vinagre y la 
ralladura del limón. Aplastar todos los ingredientes con un tenedor hasta convertirlos 
en pomada. Haga una crema. Unir rápidamente la taza de harina hasta unir todo en un
bollo liso y tierno Si se pegotea agregar un poquitito, sólo un poquitito de harina, pero 
muy poquito. Se enmanteca y enharina una tartera de bordes altos y desarmable. 
Estirar un poco la masa con el palote. Colocar en el fondo de la tartera y seguir 
estirándola con los dedos enharinados hasta forrar el molde. Pinchar toda la masa y 
cocinarla en horno caliente hasta que la masa se note sequita y dorada. Sacarla y 
dejarla enfriar. Separar ¼ de frutillas, las más lindas para decorar la tarta.
 
El resto cortarlas por la mitad y colocarlas en una cacerolita con 1/3 de taza de azúcar y
la gelatina. Mezclar bien y revolver despacio sobre el fuego hasta que rompa plenamente 
el hervor. Retirar enseguida la cacerola del fuego y apoyar la cacerolita en un bol lleno de
agua fría con hielo. Revolver de vez en cuando hasta que la preparación tome la 
consistencia de miel. Mientras, poner a batir las claras con el cremor tártaro hasta que 
estén bien firmes y formen picos duros. Incorporar de a poco el azúcar restante mientras 
sigue batiendo (con el azúcar el merengue se pondrá más firme). Aparte batir la mitad de
la crema de leche hasta que espese como la gelatina de frutillas. Mezclar las 3 
preparaciones, la gelatina, el merengue y la crema. Si la mezcla resulta pálida acentuar el 
color con colorante rojo. Rellenar con esta mezcla la tarta y ponerla en la heladera hasta 
que este bien firme. Recién entonces se le puede quitar a la tarta el aro para desmoldarla.
 
Final feliz:
 
Batir la crema restante con un poco de azúcar y hágale a la superficie de la tarta un borde 
de copitos. Adornar el centro con frutillas que ya se habían reservado al principio y poner 
en la heladera hasta el momento de servir.