lunes, 3 de enero de 2011

Pechuguitas con nueces y piñones



Ingredientes

Supremas de pollo, 6
Sal y pimienta recién molida, a gusto
Jamón cocido, bien picadito, 200 gramos
Nueces, trituradas con el palote, 100 gramos
Piñones, suavemente tostados al horno, 50 gramos
Queso rallado, 2 cucharadas panzonas
Orejones de damasco, remojados en agua desde el día anterior, 3
Yema, 1
Manteca, 50 gramos
Aceite, 1 cucharada
Harina, para rebozar
Vino blanco seco, ½ taza
Caldo de verduras, ½ taza
Pimienta negra en grano, 1 cucharadita (entera)
Crema de leche, 200 gramos
Fécula de maíz, 1 cucharadita (diluída en apenitas de agua)
Palillos

Preparación

1)      Quítele a las supremas la piel y grasita. Separe las “pechuguitas colgantes” (así las llamo yo…) y resérvelas por si le sobra relleno.
2)      Lave y seque las supremas. Ábralas por la mitad haciéndoles un tajo vertical “de punta a rabo”, pero sin separar las mitades.
3)      Coloque cada suprema así abierta entre dos separadores de freezer (o lo que se le ocurra) y martíllelas suavemente para transformarlas en una especie de “bife finito de pechuga de pollo”…
4)      Proceda así con el resto de las pechugas.
5)      Sazónelas con sal y pimienta negra recién molida y reserve.

Relleno:

1)      Escurra los orejones y córtelos en trocitos muy chiquitos.
2)      Póngalos en un bol y mezcle con las nueces, el jamón cocido, los piñones y el queso rallado (amase con las manos).
3)      Sazone a gusto con sal y pimienta negra. Debe quedar algo dulzor.
4)      Ligue con la yema.

Armado y cocción

1)      Unte con este relleno los “bifes de pechuga” y enróllelos. Sujete con palillos o vueltas de piolín (si sobró relleno unte con el las “pechuguitas colgantes” previamente aplastadas y únalas de a dos como si armara sándwiches).
2)      Reboce los arrolladitos de pollo en harina y dórelos en la manteca derretida con el aceite bien caliente.
3)      Una vez bien doraditos de todos lados (cuide que no se queme el fondo de cocción) vierta en la sartén el vino blanco y la pimienta en grano y raspe el fondo de cocción para integrarlo a la salsa.
4)      Añada el caldo y baje el fuego. Deje hervir despacito unos 15 minutos, o hasta que las pechugas se noten cocidas.
5)      Escurra los rollos de pechuga y quíteles los palillos o ataduras. Reserve.
6)      Cuele toda la salsa en otra cacerola, agréguele la crema de leche y espésela con la fécula diluída.
7)      Pruebe y rectifique el sazonamiento con sal y pimienta negra recién molida.
8)      Sirva los rollos cortados al sesgo en rodajas gruesas, con una porción de salsa y, si quiere trabajar un poco más, papas noisettes fritas.