domingo, 13 de marzo de 2011

Una solución fácil y rendidora para esta hora: las tartas de verdura




¿Sabe lo rendidoras y sabrosas que salen las tartas de verdura si usted prepara la masa en casa – ¡facilísima! – y aprovecha la oferta en la estación? (la estación de invierno, se entiende…). Aquí tiene dos propuestas que usted podrá variar hasta el infinito. O hasta la primavera…

  • Tarta de coliflor

1)      Limpie una coliflor chica, desechando los tallos y hojas duras.
2)      Hiérvala en agua con sal hasta que esté tierna. No la recocine, pues se alterara su color. (De la coliflor, se entiende…).
3)      Escurra la coliflor y lícuela (o procésela) junto con 1 cebolla picada y rehogada, 2 huevos y 70 gramos de queso rallado.
4)      Vuelque en un bol la pasta y sazónela con sal (poca), pimienta y nuez moscada.
5)      Haga ahora una masa mezclando 1 yema con 70 gramos de margarina, ½ cucharadita de sal y 3 cucharadas de vinagre. Únale más o menos ¾ de taza de harina común, hasta formar una masa lisa y tierna.
6)      Estire la masa y forre una tartera mediana enmantecada y enharinada.
7)      Rellene la tarta con la pasta de coliflor.
8)      Cocine en horno caliente, hasta que la masa esté doradita y el relleno firme.
9)      Retire la tarta del horno y cubra la superficie con una salsita de tomates bien concentrada; o una pomarola espesita. Espolvoree con 30 gramos de queso rallado.
10)  Vuelva la tarta al horno caliente hasta gratinar la superficie. Sirva enseguida (¡No se queme, por favor!).