miércoles, 2 de marzo de 2011

Masa vikinga


Gracias a que Cristina extravió la “masa vikinga” que dí hace añares y con la cual se podían hacer infinidad de variedades de factura, incluídas las medialunas, hoy me doy el lujo de hacer un “bis” de dicha fórmula. ¿Lista? Mezcle en un bol 25 gramos de levadura prensada junto con 2 cucharadas de azúcar. En cuanto se descuide, todo se habrá convertido en una pasta. Entonces únale 2/3 de leche tibia, ½ cucharadita de sal, la ralladura de 1 limón y 1 huevo batido. Finalmente bata con la mano abierta (¡puajjjj!) mientras agrega de a poco harina hasta obtener un bollo que se desprenda del bol. Vuélquelo sobre la mesa enharinada, amáselo con bronca (agregando más harina si fuese necesario) hasta que esté lisito, tierno y elástico. Entonces estire la masa sobre la mesa dándole forma cuadrada y un espesor de ½ cm. Unte la masa con 50 gramos de manteca blanda y dóblela en 4 (de derecha a izquierda y de arriba a abajo…). Repita esta operación 3 veces más. Coloque la masa en una bolsa de polietileno, ciérrela flojamente y estacione en la heladera no menos de 5 horas. Entonces, sí: ¡haga con ella lo que quiera!