sábado, 17 de marzo de 2012

Torta blanca


(llamada así no por vanidad, sino por su color)

INGREDIENTES

Margarina untable, sin colesterol, 100 gramos
Azúcar, 1 y ½ tazas
Claras, batidas a nieve, 4
Ralladura de 1 limón (parte amarillita solamente)
Harina, 2 y ¼ de tazas
Polvo para hornear: 3 cucharaditas (leyó bien: ¡tres!)
Un poquitito así de sal
Leche descremada, 1 taza tamaño té


PREPARACIÓN

1.       Bata la margarina con el azúcar, pensando en que todo se le convertirá en crema. Cuando se convenza de que sólo obtendrá una especie de arena húmeda y gruesa… ¡stop!
2.       Agréguele, en forma alternada, la harina previamente tamizada con el polvo para hornear y la sal, alternando con la leche.
3.       Perfume con la ralladura.
4.       Únale suavemente las claras batidas a nieve.
5.       Vierta en un molde tipo budín inglés Nº 4 (o el molde que pueda…) y cocine en horno moderado como cualquier torta: hasta que se dore y las paredes se desprendan de los costados. ¿Me entiende? “LA VIDA NO CONSISTE EN COMPRENDER, SINO EN AMAR, AYUDAR A LOS DEMÁS  Y TRABAJAR” (Alexis Carrel).