viernes, 12 de agosto de 2011

Torta Isabel








La hora del pastel

Dulce bizcocho de masa suave, relleno de una deliciosa crema chantillí

Ingredientes

Yemas, 6
Azúcar, 8 cucharadas
Cacao amargo, 4 cucharadas
Polvo para hornear, 1 y ½ cucharaditas
Claras, 6
Avellanas tostadas y molidas, 150g
Nueces molidas, 150g

Relleno y cubierta

Crema chantillí, 400g
Clara batida a nieve, 1
Cacao amargo, 3 cucharadas

Preparación

1. Ponga en un bol las yemas. Agrégueles el azúcar y el cacao amargo. Bata y bata con batidor de alambre hasta que la mezcla crezca y espese bien (o use la batidora eléctrica, si quiere acelerar el proceso y descansar su brazo). Reserve. Agregue el polvo para hornear, las claras y bata hasta que la mezcla se convierta en un merengue esponjoso que al levantarlo con la espátula haga picos duros. Mezcle con la ayuda de una espátula de goma y manos de hada las claras al batido de yemas, junto con las avellanas y las nueces molidas, haciendo movimientos envolventes para que no se baje el batido (usted me entiende…). Vierta la mezcla en un molde de tamaño adecuado, enmantecado y enharinado.
2. Cocine la torta en horno suave hasta que este firme. Para saber si esta cocida puede clavarle en el centro un palillo de brochette. Si sale sin adherencias… ¡es hora de sacar la torta del horno! Desmóldela sobre rejilla y deje que se enfríe bien.
3. Armado: Mezcle la crema chantillí con la clara batida a nieve y el cacao amargo. Corte la torta en tres capas finas, con mucho cuidado para que no se rompa. Rellénela con 2/3 de la crema preparada. Decore la superficie con el resto de la crema, puesta en manga con boquilla de picos.
4. Mantenga la torta en la heladera hasta el momento de servir.



Dificultad:

Las nueces y avellanas tienen que estar casi pulverizadas, ya que reemplazan a la harina.


Tip:

Puede rellenarla con crema de manteca al café (moka) y también quedará riquísima.