sábado, 27 de agosto de 2011

Días de vino y carnes





Generalmente estamos acostumbrados a cocinar echando en las salsas un chorro de vino blanco (ex jerez…). Pero lo original de estas recetas es que, lejos de ser racistas, prefieren el vino tinto. Vino tinto y frutas (frescas o desecadas): ¡un casamiento perfecto para lograr salsas agridulces sensacionales!

Peceto con cebollas y uvas

1. Sazone con sal y pimienta 1 y ½ kg de peceto y cocínelo a la cacerola solamente con 1 cucharada de manteca y caldo.
2. Cuando el peceto esté “a medio cocer”, agréguele 1 taza de vino tinto, 2 cebollas cortadas en gajos grandes, 4 cucharadas de azúcar, 1 cucharada de mermelada de damascos, ¼ de taza de coñac y 2 cucharadas de mostaza.
3. Deje hervir despacito, con la cacerola destapada, hasta que las cebollas no parezcan cebollas y la salsita espese.
4. Cuando la carne esté bien tierna escúrrala, corte en tajadas y vuelva a ponerla en la cacerola junto con 1 taza de uvas negras grandes, partidas por la mitad y sin semillas. Caliente bien y sirva.