lunes, 22 de agosto de 2011

Tamales







El sabor de la Patria

Para esta semana, una típica receta del Norte argentino. De más está decir: deliciosa.

Ingredientes

Pasta de maíz

Harina de maíz, 400g
Zapallo o calabaza, ¼ kilo
Pimentón, 1 cucharadita
Grasa blanda, 100g
Caldo, c/n

Relleno

Grasa, 100g
Puerros picados muy finos, 3
Cebollas de verdeo, 1
Carnaza de nalga, ¼ kg
Carne de cerdo, ¼ kg
Pimentón, ½ cucharada
Ají molido, 1 cucharadita
Comino, sal y pimienta, a gusto
Huevos duros, 2
Pasas de uva sin semillas, 2 cucharadas

Varios

Chalas de choclo, 2 docenas
Agua hirviendo, c/n

Preparación

1.       Para la pasta de maíz procese la harina de maíz para hacerla más fina. Añádale el zapallo y sazone con sal y pimentón. Amase todo mientras le va añadiendo grasa y caldo hasta obtener una pasta espesa pero húmeda y maleable, que no se pegotee. Reserve. Separe algunas chalas y córtelas en tiritas. Reserve. Ponga a hervir abundante agua y eche el resto de las chalas por tandas. Déjelas hervir hasta que estén flexibles. Escúrralas sin encimarlas. Reserve.
2.       Para el relleno, derrita la grasa en una sartén y rehogue el puerro y las cebollas de verdeo. Agregue la carne de vaca y de cerdo cortadas en cubitos y mezcle continuamente hasta que estén cocidas. Remoje el pimentón en agua fría y añádalo al relleno. Mezcle rápidamente y retire del fuego. Pase el relleno a un bol y condiméntelo con el ají molido, el comino, la sal y la pimienta. Pique los huevos duros y únalos al relleno junto con las pasas.
3.       Elija dos chalas grandes y ubíquelas en la mesa en forma de cruz. Coloque en el centro de la cruz una cucharada de pasta de maíz. Sobre la pasta de maíz coloque una porción de relleno y tape con otra cucharada de pasta de maíz. Con los deditos mojados en agua, selle los bordes de pasta encerrando el relleno. Ingénieselas para envolver la tortita de maíz en las hojas de chala, primero en un sentido y luego en otro para formar un paquetito prolijo. Átelo con las tiras de chala reservadas.
4.       Cocine los tamales en abundante agua hirviendo salada (déjelos hervir despacito de 20 a 30 minutos) y sírvalos bien escurridos para que cada comensal los desate a su modo.

Dificultad:

Hay que ser muy prolijitos al atarlos, para que no se abran.

Tip:

Para que no se peguen, cubra el fondo de la olla con los marlos de choclo.