miércoles, 24 de agosto de 2011

Pasta a la scarparo con tutti


Para festejar el 20 con los amigos, le propongo estos fideos con salsa de  tomate, jamón cocido, crema y pesto. La pasta corre por su cuenta: fresca o seca, comprada o casera, o estas ¡cintitas hechas con panqueques! Ideales para compartir… si nos ayudan en la cocina. “Un amigo es aquel que adivina siempre cuando se lo necesita” (Jules Renard). ¡Requeteglup!


Lo que lleva


  • Leche, una taza y media (365 cc)
  • Huevos, 3
  • Harina, una taza y media
  • Sal, media cucharadita
  • Aceite, 2 cucharadas
  • Queso rallado, para espolvorear


LA SALSA


  • Salsa de tomates, condimentada a gusto, 2 tazas
  • Jamón cocido, cortado en finísima juliana, 200 gramos
  • Crema de leche, 200 gramos (un pote chico)
  • Ajo, pelado, 6 dientes
  • Albahaca, 20 hojitas
  • Manteca blanda o margarina untable, 50 gramos
  • Sal y pimienta a gusto



  1. Ponga en el vaso de la procesadora la leche, los huevos, la harina, la sal y el aceite. Procese hasta obtener una pasta lisa. Haga los panqueques finitos, utilizando la panquequera eléctrica o la sartén de teflón (así, sin enmantecar el recipiente, salen más sequitos, ¡y más se parecerán a la pasta amasada!). A medida que los haga, apílelos, alternándolos con separadores de freezer o trozos de papel manteca.
  2. Apile 3 ó 4 panqueques, separándolos con un poco de queso rallado, enróllelos y córtelos en rodajas de 3 milímetros de ancho, aproximadamente. Enseguida, sacúdalos entre las manos para que se desenreden. ¿Vio que parecen cintitas de verdad? Una vez cortados de este modo todos los panqueques, distribúyalos en una fuente para horno, mézcleles 100 gramos de crema de leche y manténgalos tapados al calor del horno bien suave.
  3. Machaque los dientes de ajo en el mortero con la albahaca muy picadita, mientras le incorpora los trocitos de manteca, hasta obtener una pasta. A esa rica salsa de tomates que sólo usted sabe hacer, agréguele la juliana de jamón y el resto de crema de leche. Deje hervir despacio, condimente y, cuando esté espesita, incorpore el pesto y mezcle para que se integre a la salsa. Pruebe, rectifique el razonamiento y vierta sobre las cintitas que estén esperando en el horno. Ofrezca aparte queso rallado y… ¡todos a la mesa!