domingo, 21 de agosto de 2011

Cómo cocinar arrollados


En realidad, los “arrollados” – tengan o no chocolate – son los postres mas rápidos y menos onerosos que podemos improvisar. Lo importante es estar en el secreto de los principales detalles para que la masa no se seque ni se quiebre y pueda enrollarse con facilidad. Si a lo conocido agregamos el ingrediente tentador: chocolate o cacao, el éxito estará asegurado.


COMO PREPARAR LA PLACA PARA COCINAR UN ARROLLADO

  1. Fórrela con papel grueso impermeable.
  2. Enmantequelo “generosamente” (no importa que queden pedacitos de manteca pegados) pero NO LO ENHARINE.

COMO COCINAR UNA PLACA DE ARROLLADO

  1. Extienda el batido (similar al de un bizcochuelo) sobre la placa forrada, extendiéndola sobre el papel en un espesor parejo, mediante la hoja de un cuchillo. Dele forma rectangular.
  2. Caliente muy bien el horno.
  3. Cocine el arrollado en el estante más alto solo el tiempo necesario hasta que la superficie esté ligeramente seca y al pinchar la masa con un palillo se note tierna y salga sin adherencias. Si lo deja secar o tostar, al querer enrollarlo se le quebrará. Si lo saca demasiado tierno, se le “pegoteará”.

COMO DESMOLDARLO

  1. Extienda un repasador húmedo (bien retorcido) sobre la mesada y espolvoréelo con azúcar molido (salvo que la receta indique otra cosa).
  2. Tome el papel impermeable de la placa por sus extremos, levántelo e inviértalo sobre el repasador (no tema que la masa se caiga, pues como no enharino el papel, quedara adherida a el).
  3. Con la parte no filosa de una cuchilla de hoja ancha (o espátula) presione el papel en toda su extensión. (¡Trabaje con rapidez!).
  4. Despegue cuidadosamente el papel.
  5. Coloque sobre la superficie del arrollado una hoja impermeable “limpia” y, con ayuda del repasador, enrolle la masa. Retire el arrollado del repasador, ponga en una fuente y deje enfriar.

COMO RELLENARLO

  1. Una vez frío el arrollado desenróllelo cuidadosamente, quítele el papel, rellénelo con la crema elegida y vuelva a arrollar flojamente.
  2. Córtele los extremos, para que quede más prolijo.