lunes, 25 de julio de 2011

Canalículos



Luego, el final feliz para terminar con las lágrimas: ¡una fuente llena de canalículos!... ¿Existirá esta receta en algún lado que no sea en la memoria de mi infancia? Voy a recordarla en tu día, mamá. (Salí a vos en lo golosa). Pero no sé si me saldrán con el mismo gusto de aquellos… Bata 4  yemas hasta que espesen un montón y luego agrégueles de a poquito harina (la común) hasta formar una masa lisita y tierna. Amásela por partes en cilindros angostitos, haga con ella ñoquis chicos y casi transparentes… ¡y fríalos en aceite bien caliente, hasta dorarlos suavemente! Es verdad… “Son las pequeñas cosas las que ocupan un gran sitio en nuestra vida” (Saadi).