miércoles, 8 de mayo de 2013

Tarta de manzanas



 


La hora de lo dulce

Tarta de manzanas

Especial para los insaciables de siempre

Ingredientes

Masa

1 y ¾ de harina
sal, un poquito así
1 cda. de polvo para hornear
100g de manteca bien fría
¼ de taza de agua helada
3 cucharadas de azúcar

Relleno

¾kg de manzanas
azúcar, c/n
ralladura y jugo de 1 limón

Cubierta

¾ taza de harina
½ taza de azúcar
100g de manteca fría

Preparación

1.       Tamice la harina junto con la sal, el azúcar y el polvo para hornear. Vuelque en la mesa.
2.       Agréguele la manteca fría y corte ésta con dos cuchillos, hasta convertir todo en un granulado.
3.       Rocíe el granulado con el agua helada y trate de unir todos los ingredientes aplastándolos con una espátula y presionándolos hasta lograr una especie de pan grande de manteca (la imaginación es la loca de la casa…). No usamos las manos para que el calor de las mismas no derrita los granitos de manteca…
4.       Estire la masa finita y forre con ella un molde para tarta, enmantecado y enharinado. Pinche totalmente la masa con un tenedor.

Relleno

1.       Espolvoree las tajaditas de manzana con azúcar molida para que queden cubiertas.
2.       Mézcleles la ralladura y el jugo de limón (¡use las manos para lograr su cometido!).

Armado y cocción

1.       Rellene la tarta con las tajaditas de manzana que mezcló con el azúcar y aromatizó con el limón. Reserve.
2.       Coloque sobre la mesa los ingredientes de la cubierta: la harina, la manteca bien fría y el azúcar.
3.       Corte la manteca con dos cuchillos hasta convertir todo en un granulado.
4.       Cubra con este granulado las tajaditas de manzana que están en la tarta.
5.       Cocine la tarta en horno caliente, colocando el molde primero en el piso del horno unos 10 minutos y luego pasándolo al estante central hasta terminar la cocción y la superficie de la tarta se note crujiente y dorada.
6.       Retire el molde del horno y sirva la tarta tibia, ofreciendo aparte crema de leche batida a medio punto y ligeramente endulzada, para satisfacer a los insaciables de siempre…