viernes, 26 de octubre de 2012

Pancitos Parker House







Las manos en la masa

¿Quién no se tienta con un pancito calentito, recién salido del horno?

INGREDIENTES

50g de manteca
1 taza de leche
¼ taza de azúcar
1 y ½ cucharaditas de sal
1 cucharada de levadura
½ taza de agua tibia
4 tazas de harina
Manteca derretida, c/n


PREPARACION

  1. Coloque la leche en una cacerolita pequeña, caliéntela y mézclele la manteca, el azúcar y la sal. Deje entibiar y reserve. Disuelva la levadura en la ½ taza de agua tibia. Mézclesela a la leche tibia y vierta en un bol grande. Agréguele, de a poco, mientras bate con la mano abierta, la cantidad de harina necesaria como para unir todo en un bollo tierno que no se pegotee.
  2. Vuelque el bollo de masa sobre la mesa enharinada y amásela con los puños (agregándole un poquito más de harina si se pegoteara) hasta obtener un bollo liso y elástico. Coloque la masa en un bol, píntele la panza con manteca derretida, tápela flojamente y deje en sitio tibio hasta que duplique el volumen.
  3. Tome una porción de la masa leudada y estírela sobre la mesa enharinada dejándola de 1 cm de espesor. Despéguela de la mesa con espátula. Recorte la masa en discos de 7 cm de diámetro, aproximadamente. Amase los recortes y déjelos leudar para armar luego más pancitos. Pinte la superficie de cada disco con manteca derretida, márqueles un diámetro con la parte no filosa del cuchillo y dóblelos por la mitad como si estuviera cerrando empanadas (pero sin presionarles los bordes, sino apenitas la panza…).
  4. Acomode los pancitos sobre placas enmantecadas y enharinadas. Tápelos flojamente y déjelos leudar hasta que estén bien hinchaditos. Cocínelos en horno caliente hasta que estén suavemente dorados y, al retirarlos del horno, píntelos con manteca derretida.

  • El horno debe estar caliente para que la cocción sea rápida y los pancitos se doren sin resecar la miga (sino terminarían apelmazados… ¡usted me entiende!)

 



¿Hay poca manteca para la mesa del desayuno?... Agrándela batiéndola mientras le incorpora, de a poco, chorritos de leche caliente hasta emulsionarla bien, agrandarla y convertirla en excelente manteca cremosa para untar…

Nota mía: Yo los hice de diferente forma porque pienso que así quedan mejor. Es un pan muy parecido al pan de Viena.