miércoles, 3 de octubre de 2012

Budín de alcauciles




Recuerde que, para que no se oscurezcan los alcauciles, al hervirlos deberá agregar al agua el jugo de medio limón y una cucharada de harina. Resultado: ¡Blanquísimos!... (Es una forma de decir… ¡bah!)


Lo que lleva:

Alcauciles, 6
Cebolla de verdeo, picadita, 2 cucharadas
Manteca o margarina, 2 cucharadas
Queso rallado, 1 taza
Salsa blanca, tipo pegote, tres cuartos de taza
Huevos, 4
Sal, pimienta y nuez moscada, a gusto
Jamón cocido, en tajadas, 150 gramos

La salsa:

Mayonesa, una taza
Mostaza de Dijon, una cucharada
Crema de leche, 4 cucharadas

Varios:

Jugo de medio limón
Harina, una cucharada panzona
Rodajitas de zanahoria, rehogadas con manteca, 2 tazas (optativo)
Una budinera enmantecada, de 22 centímetros.

Paso 1

Limpie los alcauciles desechando las hojas duras, la punta y la pelusita interna (estambres… ¡bah!). Cocínelos por hervido agregando al agua – para que no se oscurezcan -: el jugo de limón y la cucharada de harina. Una vez tiernos, escúrralos, raspe la pulpa de las hojas y pique grueso los corazones. Ponga todo en un bol.

Paso 2

Rehogue la cebolla de verdeo en la manteca y agréguela al bol de los alcauciles junto con el queso rallado y la salsa blanca pegote. Ligue con los huevos y condimente a gusto con sal, pimienta y nuez moscada.

Paso 3

Forre la budinera enmantecada con las tajadas de jamón cocido. Si sobran… superpóngalas. Y si sobresalen del borde del molde, vuélquelas luego sobre el relleno…

Paso 4

Vierta el relleno dentro del molde forrado con jamón. Coloque la budinera a bañomaría y cocine el budín en horno moderado 45 minutos, o hasta que al clavarle un cuchillito salga sin adherencias. Retire, desmolde y sirva salseando cada porción con la guarnición de zanahorias a la manteca y la siguiente salsa: mezcle en una cacerolita la mayonesa, la mostaza de Dijon y la crema de leche. Revuelva sobre fuego suave hasta que todos los ingredientes se integren. Vuélquela en una salsera para que cada comensal se sirva a gusto.