domingo, 1 de agosto de 2010

Ajíes sorpresa




1)      Elija ajíes morrones medianos (ni muy muy, ni tan tan) y quíteles una rodaja en el extremo opuesto al cabito. ¡No la tire: resérvela!
2)      Con ayuda de una cucharita, retire cuidadosamente las semillas y filamentos de cada ají. Lávelos, escúrralos y condiméntelos con sal.
3)      Vierta dentro de cada ají un huevo crudo. Sazone la yema con sal y pimienta.
4)      Tápelos con la rodaja que cortó anteriormente.
5)      Coloque los ajíes así preparados, paraditos sobre la parrilla.
6)      Áselos espiando de vez en cuando a través de la tapita hasta que la clara esté bien cuajada.
7)      Sirva cada uno sobre una tostada. ¡Linda forma de serrucharle el piso a los tradicionales sándwiches de chorizo! ¿Verdad?