lunes, 9 de agosto de 2010

¡Marchen 6 pescados de carne picada!



La cocina también está llena de absurdos. Cuesta milenios hacer que la gente se desacostumbre de comer carne y consuma pescado. Pero cuando tenemos que hacer economía… ¡no se nos ocurre nada mejor que comprar apenas ¼ de kilo de carne picada…! ¡Y darle apariencia de merluzas! Sin embargo, a veces lo absurdo bien presentado puede dejar a todos boquiabiertos. ¿Hacemos la prueba?


1)      Prepare una pasta de panqueques pero con sal y pimienta en lugar de azúcar (1 huevo, ½ taza de harina y ½ taza de leche). Haga con ella 6 pan queques así de grandes (¡eh… tanto, no!).
2)      Derrita 50 gramos de margarina, rehogue en ella 2 cebollas picaditas y un morrón cortado en cuadraditos. Agregue luego la carne picada, sal, pimienta, 1 cucharadita de ají molido, comino, orégano y todo lo que le guste para que el picadillo resulte bien sabroso. Y un poquito de caldo, también. Cuando la carne esté cocida, retire y enfríe.
3)      Distribuya el picadillo en forma de cordón grueso sobre los panqueques, (agréguele pasas, aceitunas y huevo duro picado, si quiere) y enróllelos.
4)      Páselos uno por uno por huevo batido, presionando bien los bordes libres.
5)      Rebócelos ahora por pan rallado y presione adhiriéndoselo bien y tratando de darle a cada uno forma de pescado (forma de huso… ¡bah!).
6)      Déjelos estacionar 1 hora en la heladera y luego déles un golpe de fritura en aceite bien caliente, hasta dorar de ambos lados.
7)      Acomódelos en una fuente, imíteles el ojo con una rodajita de aceituna rellena y la cola – sofisticada – con una ramita de berros o de perejil (¡o lo que se le antoje a su alucinada imaginación!).