viernes, 27 de agosto de 2010

Rosquitas bicolor


Se pueden servir a la hora del té, o para acompañar un buen café o un whisky. Y lo mejor que tienen – además de un delicioso sabor a manteca – es que se hacen con pocos ingredientes. Aquí le damos unas fórmulas básicas para que usted de luego rienda suelta a la fantasía y supere esta muestra. “Nada llega nunca a su culminación de cosa perfecta, terminada y resuelta” (Frank Crane). ¡Anímese!


INGREDIENTES

Manteca blanda, 200 gramos
Azúcar impalpable tamizado, 1 taza
Huevo batido, 1
Esencia de vainilla, 1 cucharadita
Sal, un poquitito
Harina común, 2 y ½ tazas
Cacao amargo, 1 cucharada (o un poquito del colorante en pasta que desee)



PREPARACION

  1. Bata la manteca hasta que esté cremosa.
  2. Agréguele de a poco el azúcar impalpable, mientras sigue batiendo hasta incorporarlo todo.
  3. Perfume con la esencia.
  4. Agregue de a poco el huevo batido, mientras sigue batiendo.
  5. Incorpore la sal y la harina y revuelva o amase hasta obtener una masa muy tierna (que no se pegara a los dedos pues lleva mucha manteca).
  6. Divida la masa en dos partes.
  7. Agregue a una el cacao amargo (o colorante) y amase hasta incorporarlo en forma pareja.
  8. Tome una porción de masa “blanca” y amásela sobre la mesa enharinada como si fuera a hacer noquis chiquitos.
  9. Tome otra porción de masa igual que la anterior, pero de la masa coloreada. Déle también forma cilíndrica, como la anterior.
  10. Una por un extremo los dos rollitos de masa (el “blanco” y el coloreado) y retuérzalos sobre sí mismos formando un cordón.
  11. Una los extremos  para darle al cordón forma de rosquita.
  12. Proceda igual con el resto de las masas.
  13. Coloque las rosquitas en placas enmantecadas y enharinadas.
  14. Cocínelas en horno caliente hasta que estén sequitas pero sin que lleguen a dorarse. Al enfriarse, se endurecen. Déjelas enfriar en la misma placa y recién entonces despéguelas cuidadosamente.

NOTA: Del mismo modo puede armar “bastones”, colocando las tiras retorcidas sobre placas enmantecadas y enharinadas y curvando un extremo para darles forma de bastón.