domingo, 29 de agosto de 2010

Florentinos apócrifos




¿Quiere que le cuente una especie de “florentinos apócrifos”, sin nada de nueces, ni almendras, ni cerezas… pero así de ricos? Mezcle 2 tazas de avena arrollada (gruesa) con 1 taza de harina (bien llena), ½ cucharadita de polvo para hornear, 100 gramos de crema de leche, 150 gramos de margarina derretida y 1/3 de taza de miel de maíz (o de abeja… ¡bah!). Distribuya la pasta por cucharaditas sobre placas enmantecadas, achate cada “tortita” con una espátula mojada en agua y cocínelas hasta que estén doradas (¡ojo que se queman enseguida!). Retire, entibie y recién entonces despegue con espátula y deje enfriar para que resulten crocantes.