miércoles, 21 de julio de 2010

Si consigue unas hojitas de salvia fresca…




… Le propongo transformar a esos bifes condenados a “milanesa” en unos sabrosísimos “saltimbocca”.


Aplaste bien 8 bifes de nalga. Cuando estén bien finitos, sazónelos con poca sal y algo más de pimienta. Pegue en el centro de cada bife una hoja de salvia. Sobre la salvia coloque una tajada de “queso de máquina” y una tajada de jamón crudo. Doble los bifes por la mitad, como si cerrara un libro y sujete con palillos. Derrita 50 gramos de manteca en una sartén y dore los “saltimbocca” de ambos lados (poca manteca, así se doran más rápido). Agrégueles ½ taza de vino blanco seco y ½ taza de caldo, tape y deje hervir despacio hasta que la carne esté tierna. Ligue con 100 gramos de crema de leche y, si fuese necesario, espese la salsa con un poquito de fécula de maíz, diluída en un poco de agua.