viernes, 16 de julio de 2010

Rosquitas de maicena



 

¿Mejor hablamos de cocina? ¡Otra recetita para olvidarnos que existe el trigo! Bata 3 yemas con ½ taza de azúcar hasta que estén así de esponjosas y, sin dejar de batir, agrégueles 75 gramos de manteca derretida. Únale entonces 1 taza de almidón de maíz (maicena… ¡bah!), haga rosquitas y cocínelas sobre placas enmantecadas, en horno caliente, hasta que se sequen y queden con ganas de dorarse. ¡Linda compañía para un buen café!