sábado, 10 de julio de 2010

Schiacciata de cebolla


(una fugazza riquísima… ¡bah!)

INGREDIENTES

Cebollas, ½ kilo
Harina, 200 gramos
Levadura de cerveza, 20 gramos
Azúcar, 1 cucharadita
Huevo, 1
Leche, ½ vaso, tibia; y cantidad extra
Aceite de oliva (o el que pueda), cantidad necesaria
Sal y pimienta, a gusto

PREPARACION

  1. Disuelva la levadura en la leche tibia junto con la cucharadita de azúcar y 1 cucharada de harina. Bata bien hasta que se formen globitos en la superficie. Tape y deje en sitio tibio hasta que se transforme en esponja.
  2. Pele las cebollas, córtelas en rodajas finísimas y sepárelas en aros.
  3. Caliente 4 cucharadas de aceite en una sartén, agregue los aros de cebolla, tape y baje el fuego al mínimo. Cocine de este modo las cebollas a fuego suave hasta que estén cocidas (de tal modo, tapadas, no se dorarán).
  4. Retire las cebollas del fuego y sazónelas con pimienta molida en el momento (o pimienta negra… ¡bah!).
  5. Ponga la harina sobre la mesa en forma de corona.
  6. Coloque en el centro la esponja de levadura, 1 cucharadita de sal (tamaño café), el huevo y la mitad de la cebolla cocida.
  7. Una la masa agregando un poquito de leche extra si hiciera falta. Debe quedar un bollo tierno.
  8. Unte con aceite una pizzera chica y, con las manos aceitadas, extienda la masa en forma pareja hasta forrar todo el fondo del molde.
  9. Tape la masa con una bolsa de polietileno y deje en sitio tibio hasta que esté bien hinchadita.
  10. Cubra la masa con el resto de la cebolla rehogada.
  11. Espolvoree con un poco de sal y rocíe con 2 ó 3 cucharadas de aceite.
  12. Cocine en horno caliente hasta que la superficie esté doradita.