miércoles, 4 de diciembre de 2013

Salame de chocolate






Un disfraz formidable para una receta que será la envidia de todos los fabricantes de cosas ricas. Se hace así:




Pon en una cacerolita, 4 barras de chocolate (c 2/3 de tableta) más 2 cucharadas soperas de miel.

Coloca sobre fuego fuerte revuelve 5 minutos  (por reloj) hasta que todo esté hecho una crema espesa. Entonces, retira del fuego y mezcla un sobre de nueces peladas (más o menos una taza) Pon sobre la mesa una montañita de azúcar impalpable.

Vuelca la mezcla de la cacerola (sin quemarte!) sobre el azúcar impalpable y con un cuchillo aplástala un poco dándole forma de cilindro. Espera hasta que la mezcla se entibie (de  lo contrario te quemarás los dedos y no querrás cocinar más)

 Una vez tibia la mezcla amásala sobre le azúcar impalpable, dándole forma de salame

Entonces sí, envuélvelo en el mismo papel plateado en que viene el chocolate, o en uno de esos papeles rayados que también usan los salamines.

Paso final: Átale las puntas y deja enfriar bien antes de cortarlo en rodajas y sorprender a los invitados. No lo pongas en la heladera, pues quedará muy duro! ¿ya lo probaste?

¿Viste que por dentro queda igual que los caramelos de chocolate más ricos del mundo y por fuera más salame que todos los salamines de la salamería.






¡Gracias, Susana, por pasarme esta recetita!