martes, 10 de diciembre de 2013

Pan de miel y canela





 
Una fórmula clásica del gingerbread, infaltable en las tradicionales mesas de té inglesas, igualmente aplaudida por el gusto argentino. Una receta deliciosa y salvadora, para enriquecer de la mejor manera una tarde informal con amigos o saborear en cualquier momento del día.




Lo que lleva:

manteca 1/2 TAZA (100 GRAMOS)
azúcar 1/2 TAZA
huevo 1
harina 2 Y 1/2 TAZAS
bicarbonato de sodio 1 Y 1/2 CUCHARADITAS
canela en polvo 1 CUCHARADITA
jengibre 1 CUCHARADITA
sal 1/2 CUCHARADITA
ralladura de naranja 1 CUCHARADA
miel 1/2 TAZA
miel de maíz (kero) 1/2 TAZA
agua caliente 1 TAZA

Varios:

molde de budín inglés 1
baño de glasé y nueces peladas OPCIONAL, PARA DECORAR.


1- Coloque en una sartencita los 100 gramos de manteca. Hágala derretir sobre fuego suave. Mientras tanto, tamice las 2 tazas y media de harina con la cucharadita y media de bicarbonato de sodio, la cucharadita de canela, la cucharadita de jengibre y la media cucharadita de sal. Súmele la cucharada de ralladura de naranja y reserve. Sigamos unos pasitos más... 

5 MINUTOS



2- Ponga en un bol el huevo y la media taza de azúcar. Bata ambos ingredientes con la batidora eléctrica (o el batidor manual) hasta que estén bien integrados y cremosos. Reserve apenas unos minutitos. Esta receta es muy sencilla, el secreto está en preparar los ingredientes sólidos y líquidos por separado, para unirlos al final, antes de verter en el molde.

8 MINUTOS




3- Coloque en otro bol la media taza de miel de abejas (use líquida para que ambos ingredientes tengan la misma consistencia) y la media taza de miel de maíz (kero, ¡bah!). Agréguele también al bol el agua hirviendo indicada (1 taza). Mezcle hasta unir bien toda la preparación. Reserve también unos segundos mientras nos dedicamos al siguiente paso.

13 MINUTOS



4- Agregue la harina tamizada con la canela, el jengibre, el bicarbonato y la sal, en el primer paso, al batido cremoso de huevos y azúcar que hicimos en el segundo. Al mismo tiempo vaya alternando con la manteca derretida y las dos mieles mezcladas con el agua hirviendo. Mezcle con movimientos envolventes tratando de airear bien la preparación. 

17 MINUTOS



5- Vuelque la mezcla en un molde tipo budín inglés de tamaño apropiado, previamente enmantecado y enharinado, y cocine en horno moderado (45 a 60 minutos) hasta que, al clavarle una brochette, salga sin adherencias. Desmóldelo sobre rejilla y déjelo enfriar. Si lo desea, cubra el budín con un baño de glasé y espolvoree con nueces picadas. 

60/75 MINUTOS