lunes, 30 de diciembre de 2013

Pan dulce atrasado







1.       Hay que deshacer 40 gramos de levadura de cerveza (se compra en rotiserías, almacenes o panaderías) en ½ taza de leche tibia. ¡Y aquí mucho ojo, por favor! El señor Levadura es un poco raro, y si lo disuelven en leche hirviendo se “mufa” y no quiere trabajar. Por eso es importantísimo que la leche esté tibia.

2.       Agrega a la levadura 4 huevos enteros (pero sin cáscara), previamente batidos. Y entonces…

3.       … con la mano derecha, bien lavadita, comienza a batir con los dedos  abiertos, mientras le incorporas al batido…

4.       … 250 gramos de azúcar molido mezclada con 1 cucharada de agua de azahar (se compra en la farmacia)…

5.       … ½ kilo de harina y 150 gramos de manteca. Así hay que batir y batir y batir como cuando los patos chapotean en el agua, hasta formar una masa gomosa, blandita, pegajosa y horrible. Tan horrible, que conviene taparla y olvidarse de ella por 1 hora, mientras preparas los otros ingredientes que siguen.

6.       Pela ¼ kilo de nueces, 100 gramos de avellanas, 100 gramos de almendras y agrega un sobre de fruta abrillantada picadita, 2 sobrecitos (100 gramos) de pasas de uvas sin semillas (si mamá te deja: 1 frasquito de cerezas al marraschino) y 1 copita de coñac, vino dulce u otro licor rico. ¿Listo?

7.       Mezcla estas frutas al batido horrible que hiciste al principio y llena con él hasta la mitad moldecitos chicos como esos boles de cerámica que usa mamá para servir sopa; o dos moldes medianos (previamente enmantecados y enharinados). Al hacer esto, al señor Levadura le dará una “mufa” bárbara, pues se sentirá aplastado. Y se pondrá a hacer fuerza con todo el fermento que tiene para poder hincharse en el molde. Tú no le hagas caso. Deja los moldes tapados dentro del horno sin encender, y más o menos al cabo de 6 horas…

8.       … cuando el señor Levadura haya empujado la masa hasta llegar al borde del molde… ¡rápido!.... a cocinar, sin desmoldar, en horno bien caliente al principio y un poco más suave después. Si quieres que salgan como los panes dulces de confitería, cuando estén casi cocidos debes pintarlos con huevo batido y volver a ponerlos en el horno. Así salen doraditos y brillantes. En moldes chicos (tipo budín individual), llevan más o menos 45 minutos de cocción. En molde grande... ¡que saque la cuenta mamá! Después de retirados del horno, desmóldalos, enfríalos bien y envuélvelos como hacen en la confitería. ¿Quién notará la diferencia?



¡Gracias, Susana y Omarcitus!