lunes, 25 de marzo de 2013

Torta de miel




Ingredientes

Huevos, 5
Miel, 1 y ½ taza
Levadura prensada, 50 gramos
Aceite, 125 gramos (½ taza tamaño desayuno)
Café bien fuerte, 2 cucharadas (o café instantáneo)
Canela, 1 cucharadita
Bicarbonato de sodio, 2 cucharaditas
Harina común, ½ kilo

Baño:

Azúcar impalpable tamizado, 400 gramos
Jugo de limón, cantidad necesaria

1.       Ponga en la batidora (y si no la tiene pídasela prestada a su vecina) los huevos, la miel y la levadura desmenuzada.
2.       Bata a toda máquina hasta que la levadura se disuelva.
3.       Siga batiendo mientras le incorpora (sin salpicarse la panza) el aceite, el café, la canela y el bicarbonato. ¿Listo? ¡ALTOOOOOOO!
4.       Deje de batir y agregue la harina, tamizándola de a poco y mezclando con movimientos envolventes (como si bailara un vals de Strauss).
5.       Vuelque en una asadera así de grande, tamaño baño, enmantecada y enharinada. Tiene que ser lo suficientemente enorme como para que la pasta alcance una altura no mayor de 3 cm.
6.       Tape la asadera y déjela en sitio tibio ½ hora.
7.       Cocínela en horno suave, hasta que la torta este crecidísima y de un color bronceado envidiable. (Pruebe el punto de cocción con un palillo, por si acaso…).
8.       Desmolde y enfríe.
9.       Coloque el azúcar impalpable, tamizado, en un bol y vaya agregándole de a poco jugo de limón colado, mientras mezcla hasta obtener una pasta de consistencia tal, que “corra por sí sola”.
10.   Vierta el azucarado sobre la torta y déjelo secar al aire libre.
11.   Corte en cuadrados y… ¿qué espera para servir el café?