domingo, 10 de marzo de 2013

Cuadribombones







Esta receta es especial para las Anteojitas que empiezan en la cocina ya que la receta de los cuadribombones no necesita cocción. A los sumo, un poco de manteca derretida. ¿Y quién no sabe que la manteca debe derretirse a fuego suavecito para que no se queme?


1.       Aplasten con el palote 15 ó 20 bizcochos imperiales, de modo que queden reducidos a trocitos, no a polvo.
2.       Pónganlos en un bol y agréguenles ½ taza de nueces picadas (esta será la preparación numero 1).
3.       Aparte, en una sartén, derritan ½ pan de manteca (100 gramos).
4.       Viertan la manteca en un bol y agréguenle 1 yema, 1 taza de azúcar molido, ½ taza de cacao amargo (o dulce) y 3 cucharadas de leche. Batan bien hasta formar una crema espesa como el dulce de leche (si hace falta más leche, agreguen de a poquito). (Esta será la preparación numero 2).
5.       Separen 1/3 de la preparación número 2 y colóquenla en un bol (esta será la preparación numero 3).
6.       El resto de la crema de chocolate (preparación numero 2) únanlo con la preparación numero 1 (la mezcla de galletitas y nueces). Mezclen bien agregándole más leche (aproximadamente 3 cucharadas) hasta formar una pasta espesa como arena húmeda. (Si queda muy blanda, agréguenle más bizcochos; si sale muy seca, más leche).
7.       Viertan la pasta en una asadera limpia (sin manteca ni nada) y aplástenla con el revés de un cuchillo alisándola y dejándola gordita.
8.       Vuelquen sobre la superficie de la pasta la preparación numero 3 (la salsa de chocolate espesa que se había apartado).
9.       Pongan la asadera en la heladera unas cuantas horas, hasta que la cubierta de las masitas esté bien firme. Entonces dividan en cuadrados y sirvan en pirotines. (Si mamá las deja, decoren cada masita con una nuez o cereza. Si no… ¡igualmente son deliciosas!).





Nota mía:

Generalmente no me “meto” en las recetas, porque prefiero que Blanca las cuente a su manera, y que cada uno las adapte como quiera pero hoy voy a hacer una excepción y es para agradecerle muy profundamente a mi gran amiga Susana que supo alcanzarme más “Comiditas” para que yo las comparta con todos ustedes. ¡No queremos que se pierdan!

¡Gracias también a vos, Omarcitus!