martes, 12 de marzo de 2013

Polenta con queso




Ponga a hervir 3 tazas de caldo bien condimentado en una cacerola. Cuando rompa el hervor agregue 1 taza de harina de maíz en forma de lluvia y dispérsela con un batidor de alambre. Siga revolviendo con cuchara de madera hasta que la polenta esté cocida. Retírela del fuego y condiméntela a gusto con sal y pimienta y 50 g de manteca. Extienda la mitad de la polenta en una fuente para horno. Espolvoréela con media taza de queso rallado y 100 g de queso mantecoso (tipo cuartirolo) cortado en trocitos. Cubra los ingredientes con el resto de la polenta extendida en una capa de igual grosor. Extienda sobre esta capa una taza de salsa blanca bien condimentada. Espolvoréela con media taza de queso rallado y 100 g de queso mantecoso. Gratine en horno bien caliente y sirva de la misma fuente. Este plato se  puede enriquecer agregando a los trocitos de queso igual cantidad de daditos de jamón cocido. Sin duda, resultará una comida sabrosa y nutritiva.