jueves, 2 de septiembre de 2010

Magdalenas



Masitas esponjosas, horneadas en moldecitos individuales, a las que dio trascendencia el escritor francés Marcel Proust, en En busca del tiempo perdido. Ahora, no pierda el tiempo... ¡y pruébelas!

Lo que llevan:

Huevos, 4
Azúcar, 120 gramos
 Manteca, 150 gramos
Cáscara de 1 limón, rallada (sólo la parte amarilla)
Harina, 180 gramos
Polvo para hornear, 1 cucharadita
Azúcar impalpable tamizada, para espolvorear
Molde para magdalenas, 1
Pirotines de papel parafinado, cantidad necesaria


Cómo se hacen:

Derrita la manteca. Bata los huevos con el azúcar hasta que la preparación quede bien esponjosa y aireada Súmele de a poco la manteca derretida, mientras continúa batiendo para integrar Ralle bien finito la cáscara de limón y perfume con ella la mezcla anterior. Reserve.
Tamice la harina con el polvo para hornear y agréguela al batido con movimientos envolventes Distribuya la mezcla en los pirotines previamente enmantecados y enharinados. Colóquelos en los agujeros de la placa para magdalenas (o muffins) Cocine las magdalenas en horno moderado, aproximadamente 30 minutos, o hasta que se noten suavemente doradas Retire del horno, desmóldelas y espolvoréelas con el azúcar impalpable tamizado. 
 Sírvalas con el mate o a la hora del té.