jueves, 23 de abril de 2015

Torta Manuelita


Ingredientes:

Huevo, 1
Harina leudante, 125 gramos... y algo más
Manteca fría (dura), 50 gramos
Azúcar, 50 gramos (y más para espolvorear)
Esencia de vainilla, 1 cucharadita
Huevo batido, 1 (para pintar)
Grana verde y florcitas de azúcar, para imitar el pastito y apoyar la tortuga...


1. Pongan sobre la mesa la harina y el azúcar y háganles un hueco en el centro. Allí coloquen el huevo, la  manteca cortada en trocitos y la esencia de vainilla y mezclen todo rápidamente, tratando de no derretir los trocitos de manteca, hasta obtener un bollo bastante durito (¡eh!... tanto, no). Si hiciera falta, agréguenle un poco más de harina para que no se pegotee.


2. Tomen 1/3 de la masa, divídanla en 3 porciones y amásenlas por separado en forma de choricitos largos: dos de la misma medida y el tercero más largo.


3. Enmantequen y enharinen una placa para horno, y acomoden los choricitos e masa en este orden: los dos más chicos a los costados, y el más largo en el centro, dejando un espacio pequeño entre ellos. A la tira más larga aplástenle un extremo para imitar la cabeza de la tortuga, y afínenle el otro, para imitar la colita. Las tiras de los costados serán las patitas: dóblenles un poquito las de adelante, y dejen estiraditas las de atrás. Entonces pinten los rollitos de masa con un poco de huevo batido (que hará las veces de goma de pegar).


4. Para hacer el caparazón: tomen el resto de la masa que prepararon y denle forma de pelota achatada. Píntenle la superficie con el resto del huevo batido y espolvoréenla bien con azúcar.


5. Luego tomen un cuchillo filoso, enharínenlo bien y háganle al “caparazón” cortes paralelos en un sentido, y luego en el otro, a fin de cuadricularlo.


6. El paso final parece arte de magia: levanten cuidadosamente la “media pelota” de masa y apóyenla sobre los choricitos que están en la placa, de modo que asomen por un lado, la cabeza y las patitas delanteras de Manuelita, y por el otro, las dos patitas y la cola.


7. Pongan a Manuelita en el horno caliente hasta que parezca una tortuga de verdad. Una vez cocida y fría, coloquen la torta-tortuga sobre una fuente cubierta con grana verde y florcitas de azúcar.