lunes, 6 de abril de 2015

Pastafrola de acelgas y ricotta




            Con una mano sobre el corazón y la otra en mi gorro de cocinera del subdesarrollo, no me cansaré de repetir: en cocina, como en la vida, muchos grandes nombres no son más “que los mismos perros con distintos collares”… Tal vez este sea el “quid” de la tan promocionada creatividad. ¿Qué cree que es, sino, esta pastafrola? ¡Adivinó! El relleno de la pascualina de siempre, vestido de manera distinta. Mas que “creatividad”… ¡ingenio! Ingenio para que la familia a coro no nos diga: “¡¡¡Ufa!!! ¡Otra vez lo mismo!”. Decía no se quien: “Todos los estilos son buenos, menos el aburrido…” ¿Hacemos la prueba a ver que pasa?


  • Pastafrola de acelgas y ricotta

  1. Haga una masa tierna mezclando (¡no la amase!) 200 gramos de crema de leche, ½ cucharadita de sal y “la harina leudante” que sea necesaria (2 tazas aproximadamente).
  2. Separe 2/3 de la masa, aplástela, póngala dentro de un molde desarmable circular de 20 cm de diámetro y, con la puntita de los dedos enharinados, presiónela hasta forrarlo totalmente.
  3. Aparte, mezcle la parte verde de un atado de acelgas cocidas (pero no arruinadas) exprimidas y bien picaditas, con 300g de ricotta, 2 cebollas procesadas y rehogadas, 3 cucharadas de hongos secos remojados en agua tibia, exprimidos y picados, 100 gramos de jamón cocido picadito, ½ taza de queso rallado, 100 gramos de aceitunas verdes picadísimas (como para que nadie las descubra y proteste) y 3 huevos.
  4. Sazone la mezcla con 1 cucharada de orégano, sal y pimienta a gusto y un poco de nuez moscada (invisible, pero fundamental).
  5. Vuelque el relleno en el molde forrado.
  6. Con el resto de masa estirada finita corte tiras y haga un enrejado sobre el relleno. Recorte los bordes en forma prolija, píntelo con agua y péguele una tira lisa. 
  7. Cocínela en horno caliente hasta que el relleno esté firme y la masa dorada.



OTROS RELLENOS

a)      De chauchas: Mezcle 3 tazas de chauchas hervidas y picaditas, con 1 taza de miga de pan remojada en leche, exprimida y picada, 1 taza de nueces trituradas, 1 taza de queso rallado y 4 huevos. Sazone con sal, jugo de cebolla y pimienta negra.
b)      De arroz y pollo: Mezcle 2 tazas de arroz cocido con 2 tazas de pollo cocido y cortado en trocitos (sin piel ni nada que se le parezca), 1 taza de blanco de apio picadito, 1 taza de cebolla picada y rehogada, 1 taza de morrones picados y 3 huevos. Sazone a gusto con sal, pimienta y nuez moscada.

Variante: Reemplace el pollo por atún.