miércoles, 8 de abril de 2015

Tarta de frutillas





Esta es una receta diferente, no por la masa sino por la insospechada destreza que usted pondrá en evidencia cuando tenga que rellenarla... ¡con un flan hecho a medida! Anímese. Piense que la crema chantillí se convertirá en su aliada para cubrir cualquier imperfección...


LO QUE LLEVA

masa de tarta dulce crocante, cocida en molde desmontable de 24 cm de diámetro.


Lo que lleva el relleno:

frutillas limpias 250 GRAMOS y 750 GRAMOS EXTRA
azúcar MEDIA TAZA
almidón de maíz 2 CUCHARADAS (O 2 CUCHARADITAS DE GELATINA SIN SABOR)
agua UN TERCIO DE TAZA
crema chantillí PARA DECORAR
un molde de 22 centímetros, acaramelado



PASO 1 (60 MINUTOS)

Procese los huevos junto con la sal, la leche, el azúcar y la esencia de vainilla, hasta integrar bien los ingredientes. Vierta la preparación en el molde indicado, previamente acaramelado por todos sus lados, y cocínela en el horno, a bañomaría, hasta que esté firme. Retire el flan del horno (y del bañomaría) y déjelo enfriar muy bien sin desmoldar. Cuando baje un poquito la temperatura, llévelo a la heladera.


PASO 2 (63 MINUTOS)

Lave las frutillas y, cuando estén limpias, quíteles los cabitos (no antes, para que evitar que les entre agua). Procese las frutillas con el azúcar. Vierta el puré obtenido en una cacerolita, llévelo al fuego y deje que rompa el hervor. Unale el almidón de maíz diluido en el tercio de taza de agua (o, en su reemplazo, utilice 2 cucharaditas de gelatina sin sabor remojada en agua fría y disuelta a bañomaría).


PASO 3 (75 MINUTOS)

Vierta la preparación dentro de la tarta cocida. Si usó el molde con aro lateral desarmable no la desmolde aún para no correr riesgos (yo, como tengo un uno por ciento de valentía, me arriesgué…). Cúbrale el fondo con el puré de frutillas frío y extiéndalo cuidadosamente. Estaciónela en la heladera hata que esta base de frutillas esté bien firme. Reserve un poco de puré para untar más tarde la superficie.


PASO 4 (80 MINUTOS)

Tómese un tranquilizante o hágase dar unos buenos masajes relajantes… ¿Listo? Ahora respire hondo y desmolde el flan sobre un plato de diámetro adecuado, previamente humedecido con agua. Con ayuda de una espátula ancha (y sin que le tiemble el pulso…) deslice el flan sobre el puré de frutillas que puso dentro de la tarta cocida (que sigue estando en el molde). Retire con cuidado el aro lateral del molde. 


PASO 5 (120 MINUTOS)

Unte totalmente la superficie del flan con una capa finísima del puré de frutillas reservado y cúbrala con el resto de las frutillas, sin el cabito y puestas codo con codo (si no le alcanzaran… ¡pártalas por la mitad, a lo largo!). Termine el borde con una guardita de crema chantillí. Mantenga la tarta en la heladera hasta el momento de servir. Y si le quedan ganas, abrillante las frutillas con mermelada reducida.