domingo, 26 de abril de 2015

Bombones con estuche y todo


La propuesta de esta semana es que los chicos le regalen a papá ¡una caja de bombones hecha y hechos por ellos! Unos forraran una cajita para ponerlos; otros dibujaran la tarjeta con un corazón así de grande y el mensaje que le quieran escribir, y entre todos ¡harán los bomboncitos mas ricos y fáciles que puedan imaginar! ¿Listos? Tomen nota… y ¡glup!



LO QUE LLEVAN
(para 4 docenas)

  • Chocolate cobertura oscuro, un paquete de 150 gramos
  • Pirotines de papel, bien chiquitos (de 2 cm centímetros), 4 docenas
  • Moldecitos redondos, chiquitos y lisos, para tarteletas (igual tamaño)
  • Dulce de leche de repostería, 3 ó 4 cucharaditas (más o menos…)
  • Almendras peladas, sin la piel marrón, 100 gramos (optativo).


  1. Corten el chocolate cobertura en trocitos, con un cuchillo, y colóquenlo en un tazón. Apoyen el tazón en la boca de una cacerolita que contenga agua hirviendo hasta la mitad (pero lejos del fuego). Este calor bastará para derretir el chocolate. Revuelva hasta que esté bien disuelto.
  2. Distribuyan dentro de cada moldecito un pirotín de papel. Reserven la cuarta parte del chocolate para hacer las tapitas y, con el resto, viertan una cucharadita (tamaño café) dentro de cada pirotín, y extiéndanlo con un cuchillo chico (de esos que se usan para la manteca o el que les parezca mejor), forrando totalmente el pirotín.
  3. Apoyen los pirotines en una bandeja y colóquenlos un ratito en el freezer, hasta que el chocolate se endurezca (un minuto). Retiren la bandeja del freezer y rellenen cada picotín con una cucharadita de dulce de leche de repostería, hasta llegar un poquitito más abajo del borde del pirotín. Alisen bien y vuelvan la bandeja al freezer un minuto más. Retiren nuevamente y cubran el dulce de leche con otra capa del chocolate cobertura reservado, tapándolo bien. Vuelvan a estacionar los bombones en el freezer (otro minutito), hasta que el chocolate este bien duro, ¿si?
  4. ¡Y llego la hora de desmoldar los bombones! Retírenlos cuidadosamente de los moldecitos; y, más cuidadosamente aún, despéguenle el pirotín que tiene pegado y que… ¡saldrá hecho añicos! Déjenlos boca abajo para que se les noten las rayitas que les quedarán en los costadosy péguenles en la superficie, usando siempre chocolate cobertura, media almendra blanqueada (sin la piel marrón), o un trocito de nuez o media cereza glasé… ¡y otra vez al freezer, para fijar el collage!

FINAL

Ahora, a ponerlos en pirotines de colores o envolverlos en papelitos brillantes y… ¡a la caja! ¿Vieron que es cierto cuando digo que la cocina es una fábrica interminable de mimos? Para papá, estos bombones tendrán impresos la marca más importante del mundo, que sólo puede leerse con el corazón de ustedes: amor. ¡Glup!