viernes, 24 de abril de 2015

Morrones rellenos con carne y nueces





Ahora se los consigue grandes, gordos y del color que más le guste: rojos, verdes o amarillos. Elíjalos de modo que no estén retorcidos (algunos morrones se parecen a algunas personas…) así al partirlos por la mitad verticalmente, resultan perfectos para rellenar. El éxito será total cuanta más creatividad ponga al combinar los ingredientes. Yo le acerco mis ensayos; pero… ¿recuerda lo que decía Molière? “La improvisación es la verdadera piedra de toque del ingenio.” Abra la heladera, revise la despensa… y anímese con lo que allí encuentre! (O juéguese y ensaye los “morrones marineros”…) ¡Glup!

            Recomendación personal: Antes de rellenar los morrones, hiérvalos enteros, durante 3 minutos, en agua con sal. Entonces, sí: escúrralos y, sin quemarse los deditos, pártalos por la mitad verticalmente, quíteles las nervaduras internas, sazónelos con sal y póngalos a escurrir “boca abajo” en una asadera. ¡O haga como le enseñó su abuela!... “Por bien que uno hable, si habla en demasía, acabara diciendo alguna necedad…” (Dumas).

Morrones rellenos con carne y nueces

INGREDIENTES

Morrones grandes, 3 (precocidos como indicamos al principio)
Carne de cerdo, picada (sin nada de grasa), 200 gramos (o si es fanática de las vacas… carnaza de nalga)
Margarina o manteca, 2 cucharadas
Cebolla de verdeo, picadísima, 4 cucharadas gordas
Harina, 1 cucharada al ras
Crema de leche, 100 gramos
Queso rallado, 2 cucharadas
Sal, pimienta y nuez moscada, a gusto (¡que quede sabroso!)
Perejil, picadísimo, 1 cucharadita
Nueces trituradas con el palote (hágame caso aunque parezca obsoleta…), 100 gramos
Aceitunas verdes picaditas, 2 cucharadas
Huevo, 1 (tamaño gallina del Primer Mundo)
Puré de tomates, bien sazonado, 1 taza (optativo)

PREPARACIÓN

1.      Ponga en una sartén la cebollita de verdeo, la carne picada y la margarina (o manteca).
2.      Revuelva con un tenedor (o con lo que quiera) hasta que la carne cambie de color (color de carne cocida, se entiende…).
3.      Espolvoree el “pasticchio” con la harina, mezcle y agréguele de golpe la crema. Revuelva hasta que hierva y espese. Retire y sazone con el queso rallado, sal, pimienta y nuez moscada. Agregue las nueces, el huevo y las aceitunas.
4.      Coloque las mitades de morrones “boca arriba” en una asadera bien enmantecada y rellénelos con la mezcla anterior.
5.      Vierta en la asadera ½ taza de agua y cocínelos en horno caliente hasta que estén bien doraditos.

Nota: Si desea, sírvalos ofreciendo aparte puré de tomates bien espeso y sazonado a gusto.