viernes, 17 de abril de 2015

Torta de chocolate



INGREDIENTES

MASA

Manteca, 50 gramos (otro reemplazante… NO!)
Azúcar, ¼ de taza
Harina común, ¼ de taza

RELLENO

Manteca, 100 gramos
Chocolate, 2 tabletas de 150 a 180 gramos cada una
Azúcar, “casi” 1 taza (7/8)
Yemas, 4
Claras, 4
Harina, 2 cucharadas no muy panzonas

PREPARACION

MASA
  1. Mezcle la harina con la manteca y el azúcar hasta que el calor de la mano convierta todo en una pasta firme.
  2. Aplaste en forma circular sobre mesa enharinada (dejándola tamaño plato de postre), viértala en un molde mediano de bizcochuelo, enmantecado y enharinado y, con la puntita de los dedos (bien enharinados), vaya estirando la masa en forma pareja hasta forrar totalmente el molde. La masa debe quedar “finita”, como papel. ¡Y no importa si no alcanza a llegar hasta los bordes del molde! Queda bien igual.
RELLENO
  1. Bata las yemas con el azúcar hasta que estén bien espesas, el azúcar no se note y la superficie esté llena de globitos.
  2. Ponga la manteca en una sartencita junto con 1 tableta de chocolate cortada en trocitos; colóquela en horno mediano hasta que la manteca se funda y el chocolate se ablande. (De tal modo, el chocolate no corre el riesgo de quemarse… siempre que usted no se ponga a hablar por teléfono y se olvide de lo que puso en el horno!)
  3. Retire la sartencita del horno  y revuelva hasta que el chocolate y la manteca se unan bien. Entibie.
  4. Agregue el chocolate al batido de yemas y siga batiendo.
  5. Corte la tableta restante en trocitos y agréguesela al batido. De tal modo, esos trocitos de chocolate no se derretirán.
  6. Bata las claras a punto de nieve.
  7. Vuelque las claras sobre el batido de huevos y chocolate, y sobre las claras espolvoree la harina. De tal modo, en un solo paso usted mezclara todo. Hágalo con movimientos envolventes para que el batido no baje.
  8. Vuelque la mezcla en el molde forrado con masa.
  9. Ponga en horno mas bien caliente 5 minutos, y suave después, hasta que la torta este firme pero húmeda y con la superficie “craquelé”, como si estuviera cubierta por un merengue de chocolate.
  10. Si la torta demorara en cocinarse, aumente el fuego en los últimos minutos, pues una excesiva cocción la seca; y esta torta debe quedar por dentro húmeda como una “trufa” (de chocolate, por supuesto).
  11. Retire la torta del horno y desmóldela directamente en la fuente donde la piensa servir. Inviértala enseguida si la sirve sola. O déjela “boca abajo” si la quiere decorar con merengue italiano o crema moka o de chocolate. O lo que quiera!
  12. Una vez tibia, colóquela un rato en la heladera así los trocitos enteros de chocolate que le agregó a último momento vuelven a tomar consistencia y se convierten en verdadera sorpresa para el comensal.