jueves, 2 de abril de 2015

Contigo queso y cebolla



Tartas de vigilia

Ni ponga esa cara ni frunza la nariz… Si a su marido (como al Dr. Barrera) no le gusta masticar cebollas… ¡procéselas! De tal modo sólo usted y yo estaremos en el secreto del sabor especialísimo que tiene esta tarta. Todo un éxito para cuando hay que darle la espalda a las vacas. ¡Muuuu!...

INGREDIENTES

MASA

Harina, 1 y ½ taza
Margarina, fría, 100 gramos
Sal, 1 cucharadita (tamaño café)
Agua fría, ½ taza, aproximadamente


RELLENO

Cebolla, así de enorme, 1 (ó 2 normales…)
Margarina, 50 gramos
Queso Gruyere, cortado en daditos, 1 taza
Queso tipo Mar del Plata, en daditos, ½ taza
Queso rallado, 100 gramos
Sal, pimienta y nuez moscada, a gusto
Claras batidas a nieve, 2
Queso crema, 120 gramos

PREPARACION

MASA

  1. Coloque sobre la mesa la harina, la margarina y la sal. Corte la margarina con dos cuchillos hasta reducirla a granitos y, por si esto fuera poco, frótela luego entre las manos hasta convertir todo en una especie de “arena gruesa”.
  2. Rocíe de a poco con el agua y una con espátula.
  3. Estire la masa bien finita y forre con ella una tartera enmantecada y enharinada de 22 cm de diámetro.

RELLENO Y COCCION

  1. Procese la cebolla y, cuando pierda su identikit, rehóguela en 50g gramos de margarina, a fuego suave y con la sartén tapada.
  2. Cubra con la cebolla el fondo de la tarta. Sobre ella distribuya el queso Gruyere y el Mar del Plata.
  3. Mezcle las claras a nieve con el queso crema y 70 gramos del queso rallado. Sazone con sal, pimienta y nuez moscada.
  4. Extienda esta pasta sobre el relleno, alise bien y espolvoree con el resto del queso rallado.
  5. Coloque en horno caliente, apoyando el molde en el piso del horno, hasta que la masa comience a dorarse. Pase el molde a un estante central y continúe la cocción hasta dorar bien.