domingo, 18 de enero de 2015

Tortitas negras



¡A otra cosa! ¿Nos damos una panzada de “tortitas negras”? Haga la masa de levadura que más le guste (y que sea dulzona), déjela leudar, estírela dejándola de ½ cm y corte en discos. El secreto está en cómo formarles la corteza de azúcar. Muy simple: unte la superficie de cada tortita con margarina o manteca y apíleles una buena cantidad de azúcar negro preparado con harina de esta forma: 1 cucharada de harina por cada dos cucharadas de azúcar negro, todo bien frotadito entre las manos, para mezclarlas bien. Lo demás, lo hace el horno: re-que-te-caliente ¡hasta que las tortitas parezcan de confitería! ¡Glup!