jueves, 29 de enero de 2015

Supremas al plomo



 

 

Esta es una fórmula que nos permite reconciliarnos con la comida libre de culpas... Se trata de unas supremas de pollo rellenas, sobre un lecho de zanahorias, envueltas en papel aluminio y cocidas en su propio jugo. Un plato inocente, pero que resulta una delicia. Para adoptar.

 

Lo que llevan 

 

supremas de pollo, sin piel ni indeseables 6
jamón cocido, picadísimo 100 GRAMOS
manteca 2 CUCHARADAS
cebolla de verdeo, picadísima 1/2 TAZA
harina 1 CUCHARADA
champiñones al natural 1 FRASCO MEDIANO
perejil picadísimo 1 CUCHARADA
sal, pimienta y nuez moscada A GUSTO
jengibre en polvo 1 CUCHARADITA (TAMAÑO CAFE)
ajo fileteado A GUSTO (OPTATIVO)
zanahorias cortadas en rodajas bien finitas 2 o 3
clara 1
papel aluminio para envolver las supremas 6 RECTANGULOS
manteca, para enmantecar los papeles CANTIDAD NECESARIA

 

Como se hacen

 

 PASO 1 (5 MINUTOS)

Quítele a las supremas de pollo los indeseables, incluso las pechuguitas colgantes... (¡usted me entiende!). Abralas cuidadosamente por la mitad a lo largo, a fin de hacerles un bolsillo para poder rellenarlas. Sazónelas a gusto con sal y pimienta.

 

PASO 2 (10 MINUTOS)

Derrita la manteca en una sartén y rehogue la cebolla de verdeo. Mézclele el jamón cocido y espolvoree con la harina. Mezcle hasta formar una pasta. Agregue el líquido de los champiñones y mezcle. Retire, únale los champiñones y ligue con la clara.

 

PASO 3 (15 MINUTOS)

Sazone el relleno con sal, pimienta y nuez moscada. Rellene con él las supremas, sellando bien los bordes. Enmanteque los rectángulos de papel aluminio y distribuya en cada uno un lecho de rodajitas finas de zanahoria. Condiméntelas a gusto.

 

PASO 4 (20 MINUTOS)

Espolvoree las supremas con el jengibre. Acueste cada suprema en un rectángulo de papel, sobre el lecho de zanahorias. Péguele a cada una 3 tajaditas de ajo (o no) y espolvoree con perejil. Cierre flojamente los paquetes, sellando bien los bordes.

 

PASO 5 (25 MINUTOS)

Distribuya los paquetes de papel aluminio en una asadera. Vierta en la asadera agua hasta una altura de medio centímetro. Cocine los paquetes en horno caliente media hora aproximadamente. Escúrralos y sírvalos semiabiertos en cada plato.