miércoles, 28 de enero de 2015

Milanesitas de queso y tomate



De primera intención, usted pensará que es un absurdo que en un recetario de bajas calorías recomendemos comer milanesas, dado que la cocción por fritura está prohibida en estos regimenes. Pero… ¿nunca se le ocurrió hacer “milanesas pasadas por agua”? ¡No ponga esa cara!... si hasta Napoleón lo sabía: “Es más seguro interesar a los hombres por medio de lo absurdo que por medio de las ideas justas…”
            El método del “pasado por agua” (para quitar el exceso de fritura) consiste en lo siguiente: a medida que las fríe, pinche las milanesas y páselas rápidamente (super-rápidamente) por una sartén o cacerola que contenga agua hirviendo. De tal modo, el aceite de la fritura se desprenderá y sobrenadara en el agua, quedando las milanesas igualmente secas y crocantes. La operación debe ser rapidísima. Si, por falta de práctica, se humedecieran un poco, póngalas en horno moderado hasta que vuelvan a estar crocantes. (si el agua se satura de aceite, debe renovarla)


INGREDIENTES

Rodajas finitas de tomates, 20
Tajadas de queso de bajas calorías, del mismo tamaño que los tomates, 10
Huevos batidos, 2
Sal y pimienta, a gusto
Pan rallado, cantidad necesaria
Aceite, para freír
Agua hirviendo

PREPARACION


  1. Sazone las rodajas de tomate con sal y pimienta.
  2. Únalas de a dos intercalando en el medio una rodaja de queso de bajas calorías.
  3. Bata los huevos y condiméntelos con sal y pimienta.
  4. Bañe los sándwiches de tomate en el batido de huevos.
  5. Páselos por pan rallado, recubriéndolos bien. Déjelos estacionar 1 hora en la heladera.
  6. Ponga suficiente aceite en una sartén y caliéntelo muy bien (este es el secreto del éxito: las milanesas sólo deben dorarse y no cocinarse).
  7. Fría las milanesas de tomate hasta dorar de ambos lados.
  8. A medida que las dora, páselas rápidamente por el agua hirviendo.
  9. Sírvalas así, solas, o como guarnición de aves o carnes asadas.

fuente: Recetario Santa Rosa