martes, 8 de julio de 2014

Torta de coco para no decorar






¿Ahora me da permiso para entrar en la cocina? Esta torta es sensacional para no pensar en cómo adornarla: Derrita 70 gramos de manteca junto con ½ taza de azúcar negro y 50 gramos de coco (apenas si logrará una especie de arena húmeda…). Entonces enmanteque muy bien (sin enharinar) un molde de 18 cm de diámetro y vierta la mezcla, presionando bien para formar un zócalo. Aparte, bata 50 gramos de manteca con ½ taza de azúcar, agréguele 1 yema, esencia de vainilla, apenitas de sal, 1/3 de taza de leche, 1 taza de harina leudante y 1 clara batida a nieve. Mezcle suavemente, vierta sobre el azúcar puesta en el molde y cocine en horno moderado hasta que la torta esté cocida.

Paso final: Retire, invierta el molde en una fuente y deje que la torta caiga por sí sola…

Cuando la pruebe, ¿siente cómo el “gustito a coco” se transmitió a toda la miga? ¡Glup!