jueves, 31 de julio de 2014

Masa de levadura distinta a todas



¿Entramos ahora en la cocina y reeditamos el sabor de aquella masa de levadura distinta a todas? Ponga en un bol 1 y ½ taza de harina, 2 cucharadas de azúcar y 100 gramos de manteca; y frote todo con las manos hasta que la manteca se desmigaje y la mezcla parezca “arena húmeda”. Agréguele entonces 2 yemas y 1 cucharada de levadura prensada (25 gramos… ¡bah!) diluída en 1/3 de taza de leche tibia. Una todo en un bollo agregando de a poco más harina, hasta obtener una masa tiernísima, que no se pegotee. Entonces… póngala en una bolsa de polietileno, colóquela en la heladera… ¡y olvídese de ella hasta el día siguiente! Al día siguiente… encontrará el mismo bollito miserable del día anterior. ¡Animo! Deje tomar temperatura ambiente a la masa, estírela fino, conviértala en la factura que más le guste.