miércoles, 5 de octubre de 2011

Brochettes de pollo y bananas



INGREDIENTES

(para 6 brochettes chicas)


1.       Quítele la piel y hueso a una pechuga de polllo. Separe la carne y córtela en trocitos respetables (ni muy grandes ni muy chicos…).
2.       Compre 150 gramos de tajadas de panceta ahumada magra (¡bien flaca!). Quíteles el cuerito y envuelva en cada tajada un trozo de banana.
3.       Parta por la mitad 2 morrones gordos (carnosos) preferentemente de distinto color (uno rojo y otro verde… ¡bah!), deseche las semillas y córtelos en cuadrados fáciles de ensartar (¡o la figura geométrica que le salga!).
4.       Corte en rodajas o cubos tres pancitos tipo Viena o “milonguitas” francesas (cuide la armonía de las formas de los ingredientes…).
5.       Mezcle en una fuentecita honda 4 cucharadas de aceite, 1 cucharada de jugo de limón, otra cucharada de jugo de cebolla, 2 cucharadas de vino blanco seco, sal, pimienta y pimentón.
6.       Sumerja en esta marinada los trozos de pechuga y los morrones. Déjelos macerar 1 hora.
7.       Escurra los trozos de pollo y morrón. Dele a los trozos de pan una zambullida rápida en la marinada (para que se unten sin ablandarse demasiado).
8.       Arme las brochettes así: un trozo de pan, uno de banana envuelta en panceta, otro de pollo y otro de morrón; repita la sucesión de ingredientes hasta terminar con un trozo de pan.
9.       Entrégueselas a su marido para que las ase, hasta que el pollo tenga color de pollo cocido. Recomiéndele que las pinte con la marinada durante la cocción.