jueves, 16 de junio de 2011

Kartoffelpfannkuchen



Pude - ¡al fin! – conseguir la fórmula auténtica de los “Kartoffelpfannkuchen” (alemanísimos panqueques de papa… ¡bah!) ideales para devorar así nomás, desnudos, o para acompañar carne de cerdo. ¿Toma nota? Pele ½ kilo de papas y así, en crudo, rállelas con la parte mediana del rallador de verduras, de modo que queden convertidas en “virutas”. Mézcleles entonces 100 gramos de panceta ahumada magra cortada en cubitos y ligue con 1 yema y 1 cucharadota de harina. Luego sazone con sal y pimienta; y si quiere – como quise yo – agregue a la pasta 1 cebollita rallada. Así las cosas (aunque la versión sea libre, la ensayé y salió esplendida) fría la pasta de a cucharadas en un poco de aceite bien pero bien caliente. Aplastándolas para darles forma de tortitas despeinadas. Cuando estén crocantes de abajo, de vuelta los “Pfannkuchen” con una espátula, para dorar del otro lado. Escúrralos sobre papel absorbente, manténgalos calientes al calor del horno y sírvalos coronando cada uno con un copo de mermelada de ciruelas. ¿Qué cómo quedan?  “¡Fárfaros!”… ¡Glup!