domingo, 26 de junio de 2011

Imitación de dulce de higos




1)      Lave ½ kilo de berenjenas, quíteles el cabito y, sin pelarlas, córtelas en rodajas de ½ cm de espesor.
2)      Pique las rodajas y ponga los cuadraditos en una cacerola que no sea de metal.
3)      Cúbralas con ¾ kilo de azúcar.
4)      Córrase ahora hasta la casa de esa amiga que vive en las afueras de la Capital y tiene plantada una higuera en su casa y pídale que le regale una rama (de higuera, claro está).
5)      Vuelva a su casa, pele la rama de higuera quitándole la corteza, córtela de la altura de la cacerola donde puso las berenjenas y húndala en el azúcar. Deje todo así hasta el día siguiente.
6)      Al otro día agregue en la cacerola 1 taza de agua y cocine el dulce a fuego fuerte, revolviendo con la rama de higuera a modo de cuchara, hasta que la mermelada se ponga brillante y, al revolverla, pueda espiar el fondo de la cacerola. Aunque parezca mentira… ¡la rama transmitirá a las berenjenas el sabor exacto de los higos!
7)      Si guarda el secreto, todos saborearán con más gusto esta “mermelada de higuitos verdes”…