viernes, 26 de marzo de 2010

Croquetas de papa






  
Puré de papas y algo más

Una solución mágica para convertir rápidamente un simple puré de papas en una entrada tentadora

Ingredientes

Papas, 700 gramos
Perejil picadísimo, 2 cucharaditas
Manteca, 50 gramos
Sal, pimienta y nuez moscada, a gusto

Varios

Queso fresco, cortado en trocitos, ¼ kilo
Harina, para rebozar
Huevos, 2
Vinagre, 2 cucharadas
Agua, 1 cucharada
Pan rallado, para rebozar
Aceite, para freír

1. Hierva las papas con cáscara y, cuando estén cocidas, pélelas, tamícelas y haga con ellas un puré. Agréguele el perejil, la manteca y sazone a gusto con sal, pimienta y nuez moscada. Cuando el puré esté tibio, tome una cucharada gorda, colóquela en la palma de su mano, húndale ligeramente el centro y coloque allí un trocito de queso fresco.
2. Envuelva el relleno con el puré dándole forma esférica. Apenas lo presione, el puré se sellará de inmediato. Reboce las bombas por harina.
3. Bata los huevos con el vinagre y el agua. Sazónelos con sal. Cuando las bombas estén bien frías, báñelas cuidadosamente en los huevos batidos y luego rebócelas por el pan rallado.
4. Caliente aceite en una sartén y cuando casi llegue al punto de humeo, déles a las bombas un golpe de fritura. Dórelas por tandas, sin encimarlas. Escúrralas sobre papel absorbente y manténgalas calientes al calor del horno encendido, al mínimo.


Las croquetas o “bombas” de papa pueden rellenarse con diversos ingredientes. En los ‘40, solían colocarles un trocito de salchicha de Viena, que por ese entonces venían enlatadas. Otra opción es incorporar jamón junto con el queso o… ¡aprovechar para envolver en el puré cualquier resto de picadillo cocido. Eso sí, el tiempo de fritura debe ser muy rápido para evitar que el queso que contienen las croquetas se ablande y, como cualquier prisionero, quiera escapar…

fuente:

Cocina argentina 200 años: Los años ’40 y ‘50