domingo, 17 de enero de 2010

Tentaciones de verano



¡Si no se apura va a quedarse sin cerezas!

Las cerezas son la tentación del verano. Pero apenas uno se distrae… ¡zás!, desaparecen del mercado. No así las frutillas, que viajan todo el año de aquí para allá. Por eso esta semana le propongo hacer ya unos bocaditos deliciosos, y preparar para después una buena mermelada para saborear el resto del año. (“Y en tu huerto invernal  reserva un poco/de lento sol para dorar tus horas…” L. Lugones).


  • Bombitas diferentes
  1. Ponga a hervir ½ taza de agua junto con 2 cucharadas de azúcar, 2 cucharadas de manteca (tamaño postre) y un poquitito de sal.
  2. Cuando rompa el hervor, échele de golpe ½ taza de harina leudante. Revuelva sobre el fuego hasta que la masa se una formando una pelota horrible.
  3. Vuélquela en un bol, deje entibiar, agréguele 2 yemas y bata y bata y bata hasta incorporarlas bien.
  4. Únale ahora 1 clara a nieve y – sin dar grititos de desesperación – mezcle y aplaste y mezcle hasta obtener una pasta lisa.
  5. Únale otra clara pero ahora mezclando suavemente.
  6. Ponga la pasta en manga con boquilla grande rizada y trace copos gorditos sobre una placa enmantecada. Espolvoréelos con azúcar partido.
  7. Cocine las extrañas bombitas en horno bien caliente hasta que se inflen y luego en horno suave para que se sequen.
  8. Una vez frías, pártalas por el medio y rellene con un cordón de crema chantilly y cerezas descarozadas y maceradas con azúcar y licor Cherry.

Variante: Estire masa de hojaldre, dejándola de ½ cm de espesor, recorte pequeños discos, apóyelos sobre placa mojada con agua fría, pinte la superficie con clara, salpique con azúcar partido y hornee primero a fuego fuerte, hasta que el hojaldre se abra; y luego a mínimo, para que se seque. Presente del mismo  modo que las bombitas variando a gusto la crema o la fruta.